Peregrinos borrachos

Jóvenes  les contaron a sus honrados e inocentes padres que necesitaban encontrarse a ellos mismos en un viaje espiritual que les cambiaría la vida. Les contaron que necesitaban encontrarse con Cristo nuestro Señor. Los padres sorprendidos aceptaron sin dudarlo. En una sociedad donde “los valores se han perdido” es siempre positivo que tu hijo intente encontrar la rectitud y escoja el camino del Bien. Por el día asistían a las misas y a las eucaristías y por la noche…por la noche hicieron lo que hacen todos los jóvenes: salir de fiesta. Algunos, como ocurre también con los no devotos, se excedieron. No es ni será nunca pecado el pasar un buen rato con los amigos, aunque sea por la noche. Observemos el clarificador reportaje:

Se puede ser cruel analizando este reportaje. Desde la derecha española no se ha hecho alusión a este fenómeno. Yo a muchos jóvenes les entiendo, hay que estar muy borracho para aguantar y creerse al Papa. Probablemente más de uno encontró en esos momentos a Dios. Lo que sí que me molesta es el hecho de que los peregrinos no fueron multados por hacer botellón. Es como si estuvieran por encima de la ley. En un Estado de Derecho todos somos iguales ante la ley (otra de esas máximas que sólo los más ingenuos se creen), como dice un ciudadano que aparece en el reportaje: “si ahora han legalizado el botellón a ver si mañana me puedo pasar con mis colegas y nos hacemos unas copas aquí”. En las acampadas se era muy claro con respecto al tema alcohol y drogas. Además, los propios acampados limpiaban la plaza. El civismo ha sido una constante de los indignados. De los devotos, entre los navajazos, las provocaciones, las amenazas de atentados y de muerte, no respetar el descanso de los vecinos y el desprecio que han demostrado a la ciudad de Madrid (llenándola con toneladas de basura) tengo dudas de que sean el ejemplo a seguir. Se creen portavoces y ejemplo a seguir por el conjunto de la sociedad. Perdónenme, pero si es así tenemos un serio problema.

En fin, la doble moral de los católicos en particular y de la derecha en general ha quedado evidenciada.

Anuncios

El velo católico

Hay una cosa que siempre me ha parecido muy curiosa: los católicos se permiten el lujo de menospreciar a los musulmanes por su machismo que se manifiesta a través del velo que llevan las mujeres. Muchas veces intentan justificar una supuesta superioridad de la religión católica por su tolerancia y respeto de la mujer. Demuestran así que no se han leído ni sus propias sagradas escrituras. Os voy a dejar un pasaje de San Pablo (primera epístola a los Corintios):

-” El varón no debe cubrirse la cabeza porque él es imagen y gloria de Dios; pero la mujer es gloria del varón. Porque el varón no procede de la mujer, sino la mujer del varón, y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles

En efecto, así como el Corán no dice absolutamente nada de que las mujeres deban de llevar “algún símbolo de autoridad sobre su cabeza” las escrituras cristianas son tajantes al respecto. Hasta hace 50 años una mujer si quería entrar en alguna iglesia debía de llevar un velo. Esto puede permitir a algún católico deducir que el velo que llevan las mujeres musulmanas más allá de ser una obligación impuesta por las escrituras sagradas de su religión es un factor cultural. Probablemente lo lleven por estar orgullosas de ser musulmanas (como el católico lleva una cruz) o por imposición del marido. El machismo está presente en todas las religiones de una forma más que preocupante, no hay grados de quién es menos o más, todas están en un nivel deplorable.

Lo que ha pasado principalmente en Europa es el hecho de que han surgido a lo largo de los últimos dos siglos muchas contestaciones a la religión, han aparecido multitud de ateos, agnósticos y laicistas que han luchado duramente contra la Iglesia. De aquí que haya perdido su influencia y por lo tanto vivamos en una ilusión de que se ha vuelto más tolerante de por sí. Más bien le han impuesto ser tolerante, de lo contrario, probablemente sería aún más intolerante que la religión musulmana.

Tengamos un poco de perspectiva y rigor analítico a la hora de criticar así por las buenas a las demás religiones, primero tienes que observar lo que tiene la tuya. Igualmente pienso que es más islamofobia y racismo que no otra cosa.. El problema radica en la Religión, no en una en particular.

¿Dios existe? Probablemente NO.

Prometí una entrada hablando de la existencia de Dios. Encontré esta reflexión que me parece de una gran calidad filosófica sobre la  inexistencia de Dios. Viene del blog misteriosaldescubierto.wordpress.com” y es un trabajo del filósofo Noé Garza. Añadiré al final algunas cosas más, ha habido muchos trabajos extensos a raíz de esta cuestión. El filósofo Bertrand Russell hizo un ensayo titulado Por qué no soy cristiano que fue de gran influencia en la demostración de la inexistencia de Dios. Aquí el trabajo de Noé Garza:

“Preámbulo. Algunas personas piensan erróneamente que no se puede demostrar la inexistencia de algo, pero se equivocan. Puede ser probado, por ejemplo, que no hay un número primo par mayor que 2; o que no existen las esferas cúbicas. Otras personas piensan, que no se puede demostrar la inexistencia de dios. En mi opinión, como ateo, es que sí se puede demostrar que dios no existe.

La definición de la palabra dios. Para probar la inexistencia de dios debemos, primero, definir lo que significa esa palabra. Para todas las culturas, la palabra dios es sinónimo de un ser todopoderoso; así que admito esa definición por ser el único concepto que comúnmente se tiene de dios.

Para mí, tendría más sentido si dios fuese de género femenino, porque sólo ese género puede dar vida; algo que hasta los cavernícolas sabían. Pero después, cuando los hombres comenzaron a tomar el control de la sociedad, nació la idea de que dios es de género masculino. Aunque en algunas culturas hay un dios masculino y un dios femenino. Se debe de tomar en cuenta que un dios omnipotente debe ser andrógino o sin sexo. Pero como en la mayoría de las culturas es de género masculino, aquí lo trataremos como varón.

Algunas personas (por ejemplo Einstein) creen en un dios personal o individual, digamos simbólico. Yo pienso que a ese tipo de dioses no se le puede llamar dios propiamente dicho. Un dios que no tiene vida, no tiene nada que ver con la definición de dios que las culturas “primitivas” nos dejaron como base para nuestra presente civilización. Este tipo de dios puede ser excluido por la Navaja de Occam pero, lo más importante, no presta atención a las plegarias ni a los sacrificios.

Referente a lo anterior, podríamos decir que, si dios no es omnipotente, no hay nada que le impida ser parte del universo. Si ese es el caso ¿qué hace a ese dios divino? Entonces este dios sería un extraterrestre, o simple materia; que probablemente contenga sangre, ADN, o cualquier otra característica de lo que sabemos que contiene vida. Y cualquier cosa que dios pueda hacer, nosotros la podríamos hacer. Todo su conocimiento podría ser conocimiento que nosotros podríamos obtener. Y eso nos convertiría en dioses; resultando en una extraña forma de narcisismo.

Muchas personas justifican su fe en dios a manera de respuesta para todo aquello que no tiene explicación. ¿Cuál es el significado de la vida? ¿Quién creó el universo? ¿De dónde provienen el tiempo y el espacio? Cuando no tenemos el conocimiento apropiado para responder estas y otras preguntas, se utiliza a dios como respuesta.

Digamos que, si dios es el significado de la vida, ¿cuál es el significado de dios? Si dios tiene una naturaleza, ¿quién creo esa naturaleza? Si dios creó el tiempo y el espacio, ¿cómo pudo vivir fuera de ellos? Ya que la creación es un evento del tiempo, ¿cómo pudo dios crear el tiempo? Para contestar todas estas preguntas, dios tiene que ser todopoderoso; o simplemente no puede contestarlas. Para que dios pueda ser todopoderoso, tiene que ser omnipotente; y así estar por encima de todo, del tiempo y del espacio.

Cualidades de un dios omnipotente. Para que un dios pueda ser considerado como omnipotente, debe cumplir los siguientes requisitos:

1. Lo debe de saber todo. Todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. Para poder saber todo esto, debe conocer hasta el mínimo movimiento de la partícula más pequeña del cosmos.

2. Debe ser digno de nuestra adoración. Cualquier ser que no sea digno de nuestra adoración, no puede ser considerado dios.

3. Debe ser capaz de hacerlo todo, hasta lo más imposible e ilógico. Y para poder cumplir este requisito, debe estar por encima de todas las dimensiones.

4. No puede ser ni bueno ni malo, o tener una característica subjetiva. Si dios es bueno, no puede ser malo y por ende no es todopoderoso. Algunos dirán que los buenos pueden hacer cosas malas aunque deciden no hacerlas. Pero si dios es tan bueno no puede decidir cosas malas, ¿o sí?

El problema del mal. Tenemos el problema del mal, expuesto por David Hume, quien dice que, si dios permite el mal, no es tan bueno. Si viola sus intenciones para con el universo, no es todopoderoso. Dios no puede ser ambos, bueno y todopoderoso. Hay muchas objeciones al respecto, pero ninguna que tenga validez. Ya que dios es el responsable del mal, porque si dios es el creador de todo, solo él pudo crear el mal. Y si pensáramos que algún ente maligno creó el mal, ¿por qué no pensar que ese ente es el creador de todo y no dios?

Las evidencias ontológicas en contra de los dioses. Es necesario que dios sea digno de adorar. Porque si no lo es, entonces no es digno de ser llamado dios.

Ninguna de las religiones existentes nos puede dar un dios digno de adorar. Pero supongamos que todos esos dioses son falsos, y que hay un dios que ninguna cultura conoce. Pero si hay un dios que haya fallado o no ha intentado comunicarse con nosotros, no es digno de nuestra adoración. Entonces las evidencias ontológicas son aceptables, aun sin un amplio conocimiento del universo.

Hay un ligero examen, basado en las evidencias ontológicas, que usted puede hacer para probar la existencia de dios. Rece y haga sacrificios en nombre de dios, y pídale que provea una evidencia irrefutable de que existe, dentro del rango de siete días. Si después de esa semana, usted tiene las pruebas, felicidades, hágame llegar esas pruebas. Pero si no le manda las pruebas, es por una de estas tres razones:

1. Dios no existe.

2. Dios no quiso.

3. Dios no puede darle las evidencias.

Debido a las evidencias ontológicas, podemos deducir que las alternativas dos y tres, dan indicios de un dios que no es digno de su adoración. Por lo tanto, igualan la alternativa uno. Así que si no recibe respuestas, es porque dios no existe.

El significado de la palabra existencia. ¿Qué queremos decir con existencia? La definición correcta de existencia es que algo sólo existe si se relaciona de alguna manera con otra cosa. Esto quiere decir que las cosas existen, en relación unas con otras. Lo podríamos interpretar, como parte de nuestro universo. A dios se le define como infinito, lo cual quiere decir que no hay nada fuera de dios; porque la palabra infinito da a entender que ya todo esta incluido. Pero eso quiere decir que dios no puede existir, por la razón mencionada anteriormente; o que dios es el universo, en cuyo caso, dios no es dios.

La Navaja de Occam. La navaja de Occam fue formulada por William Occam (1285-1349) y dice: “No se deben multiplicar entidades, a menos que sea necesario”. Que, dicho con otras palabras, quiere decir que uno debe utilizar una explicación simple, basada en premisas simples; antes de hacer una explicación compleja.

Supongamos que todo fue creado, y que el creador es un dios omnipotente. Un dios que está por encima del tiempo, el espacio, la moral, la existencia y que tiene su propia causa. Esta entidad puede ser remplazada por el universo. El universo está por encima del tiempo, el espacio, la moral, la existencia y tiene su propia causa. Muchos teístas afirman que dios tiene una naturaleza. ¿Quién creó esa naturaleza? Si aceptamos que dios tiene una naturaleza y existe sin una causa, ¿por qué no decir que las leyes de la física son como son, sin una causa?

En realidad dios no es una respuesta, es una evasión a la pregunta. Es imposible obtener información evadiendo la pregunta. Cuando decimos que dios hizo una cosa de cierta forma, no hay manera de entender las cosas más a fondo; te metes en un callejón sin salida. Ante esta respuesta, uno se encoge de hombros y acepta las cosas como son. Y entonces, las respuestas al cómo y por qué quedan inconclusas. Si queremos obtener un amplio conocimiento del mundo y el universo, no podemos quedarnos con un dios como respuesta. Porque diciendo que dios es la explicación a todo, deja muchas preguntas al aire. Se debe remover la idea de dios, con la navaja de Occam, si se quiere obtener un amplio conocimiento del mundo y el universo.

La Imposibilidad. Muchas cosas son imposibles de hacer. Por ejemplo, nadie puede sumar dos mas dos, y obtener como resultado 666. Hay muchos ejemplos al respecto pero, si dios es todopoderoso, él podría hacerlo; aunque sigo insistiendo que esas cosas son imposibles de hacer.

Muchas personas dirán que dios solo hace cosas que son, lógicamente, posibles. Pero yo digo que a los milagros se les llama milagros porque son imposibles de hacer. ¿Qué es lógico? ¿Caminar por encima del agua? ¿Resucitar a los muertos? ¿Estar por encima del tiempo, el espacio y todas las dimensiones, y existir? Yo pienso que todo aquello que viola las leyes de la física y la naturaleza es imposible. Así que la omnipotencia es imposible. Además de que la omnipotencia es una cualidad, y no hay manera de diferenciar o clasificar la omnipotencia de la no-omnipotencia. Para que la omnipotencia pueda ser una expresión válida tiene que ser absoluta; pero no tenemos un criterio en qué basarnos, así que el término no es válido.

La omnipotencia es imposible por las paradojas. Una manera de desmentir la omnipotencia de dios, es hacerlo por medio de paradojas. ¿Acaso puede crear una roca, que ni él mismo pueda cargar? ¿Puede construir una muralla que ni el mismo pueda tumbar?

Ahora, si dios lo sabe todo, debe saber lo que sucederá en el futuro. Y lo sabe desde el inicio de su existencia, así que sus acciones son predestinadas; esta sujeto al destino y no tiene libre albedrío. Si dios no tiene libre albedrío, entonces no es omnipotente. Viéndolo de otra forma, para poder tener libre albedrío, tomar decisiones y hacer planes, se tiene que estar actuando conforme al tiempo presente. Si dios está por encima del tiempo, no puede hacerlo y no tiene libre albedrío. Si dios esta por encima de las dimensiones, dios no tiene dimensión, es la nada, es ausencia, algo nulo.

Pongámoslo todavía más fácil. Si dios tiene libre albedrío, no sabe lo que él mismo hará mañana, y entonces deja de ser omnipotente.

Problemática del Creacionismo. Si para que algo pueda existir necesita de un creador, entonces dios también tiene un creador. Si dios no tiene un creador, entonces lo anterior es una mentira, y podríamos asumir que el universo no necesita de un creador para poder existir.

El mundo perfecto. Esta en realidad no es evidencia concreta, más bien describe la ausencia de sentido común en las personas que adoran un dios.

Si dios está por encima del tiempo y creó el tiempo y el espacio, entonces los puede manipular. Y sólo lo podríamos ver en las leyes de la física (Davies, 1983, capitulo 4). Este dios es innecesario, como expliqué anteriormente, gracias a la navaja de Occam.

Si alguien hiciera una plegaria a dios pidiendo cambiar un evento presente, pero relacionado con el pasado; y dios pusiera atención, las leyes de la física cambiarían para responder la plegaria. Y entonces el mundo seria distinto, y la plegaria jamás hubiese existido. Además de que dios, en su omnipotencia, sabría que la persona haría esa plegaria y se adelantaría, y cambiaria las cosas sin necesidad de la plegaria. Las plegarias serian innecesarias, porque viviríamos en un mundo perfecto; y en ese mundo decir una plegaria seria dudar del poder de dios.

Pero una mejor manera de cambiar el mundo y tu vida, es haciéndolo tú mismo. Entonces tendrías la seguridad de que las cosas serán diferentes; y no estarías esperando a que contesten tu plegaria. Seria más rápido y más efectivo. Es más seguro cambiar el mundo con acciones que con plegarias.

Nadie realmente cree en dios. Schopenhauer una vez dijo algo así como “El hombre puede hacer lo que quiera, pero no puede tener lo que quisiera”.

Las personas que dicen creer en dios, realmente no lo hacen. Sólo desean creer en él. Piensan que sus vidas no tienen sentido sin un dios que las proteja; así que deciden cerrar sus ojos ante la evidencia de la inexistencia de dios. Según las propias palabras de un líder religioso, el Papa Ratzinger:

“La libertad religiosa no justifica la libertad de divergencia. Esta libertad no apunta a una verdad relativa, pero sí se trata de la libertad de decisión de las personas para, de acuerdo a sus inclinaciones morales, aceptar la verdad”. (The times, Junio 27 1990, p9)

Más claro ni el agua. Las personas que son creyentes aceptan la “verdad”, y después tienen que tener mucha fe para poder seguir creyendo. Deciden qué creer y qué no creer, y después intentan convencerse a sí mismos y, en el proceso, a otros, para no sentirse solos ni diferentes a los demás. Se resisten, a pesar de las evidencias, a dejar de creer en dios, porque sin esa creencia, su vida está vacía.

Todos hemos pasado por algo similar. Yo, por ejemplo, cuando era niño creía en Santa Claus, Los Reyes Magos, que la cigüeña trae a los niños de Paris, que había monstruos en mi cuarto y que mis juguetes tenían vida (¿Toy Story?). Y todo porque me dejé influenciar por el medio que me rodeaba. Pero ahora, ya más maduro, me pongo a recapacitar y me doy cuenta de que yo decidí creer en eso; a pesar de lo ilógico que suenan estas cosas.

Pero cuando algunas personas creyentes se cuestionan sus dogmas religiosos, se convierten al agnosticismo o al ateísmo. Como por ejemplo Charles Darwin (Darwin, 1958), Dan Barker (Barker, 19??), Ernest Renan y muchos otros. Estas personas son un claro ejemplo de que, si se cuestiona la idea de dios, puedes llegar a desecharla. Personas que después de leer libros y cuestionarse sus ideas llegaron a ser ateos. No querían hacerlo, pero es algo inevitable ante las evidencias.

Conclusión. He tratado de definir al único dios que puede ser filosóficamente justificado. Y en base a eso, demostrar que este dios no existe. Después de leer este trabajo muchos dirán que dios está fuera del alcance de la mente humana; así que no puede ser interpretado por simples mortales. Pero recuerden que las personas que afirman algo son los que tienen que demostrarlo. Yo afirmo que dios no existe, y en este documento lo he demostrado, si tú afirmas que dios existe ¿Dónde están tus pruebas?”

Algunas cosas a comentar para la mejor comprensión de este trabajo: Tomás de Aquino intentó demostrar la existencia de Dios por 5 razones filósoficas, La demostración a partir del movimiento fue la primera. Se hace alusión en el trabajo a este argumento, porque en efecto, si todo tiene su causa última (ya que todo cuerpo es movido por otro, hasta un primer motor que sería Dios) esa causa última sería DIOS. ¿Pero cúal es entonces la causa de Dios? Es la causa sin causa, y la pregunta aquí sería: ¿por qué no sería el universo esa causa sin causa? ¿Por qué añadirle un paso más?

La segunda vía de demostración se demostraba a través de la primera, la causa eficiente. Es más, la primera vía es la misma que la segunda, ya que el movimiento es una causa eficiente que se remonta a un rosario de causas y efectos hasta la primera causa.

La tercera vía de Tomás de Aquino era la demostración de lo posible y necesario, de la contingencia o argumento cosmológico. Si este argumento fuera cierto (que no tiene por qué serlo ya que el hecho de que las cosas hubieran podido no existir no significa que eso deba de haber sucedido de esa manera inexorablemente) esta tercera vía sería otro argumento más del argumento causal, cuyo efecto final sería la Creación

La cuarta vía : demostración a través de la jerarquía de Valores o de la gradación de las cosas: este argumento es ya muy pobre ya que no necesariamente tendría que existir un máximo que sirva de referente a todos los casos particulares. No hay bondad máxima, tampoco hay bondad mínima.No se precisa la existencia de un absoluto, los humanos tenemos referentes para guiarnos pero no se precisa el absoluto.. Este argumento es típicamente idealista y platónico.

La quinta y última vía de Tomás de Aquino: argumento teológico,orden de las cosas. Es bastante largo de explicar, David Hume le respondió en sus dos obras de forma detallada: investigación sobre el entendimiento humano y Diálogos sobre la religión natural. Personalmente recomiendo sus lecturas si se quiere seguir profundizando.

Por otro lado, es interesante ( y también se hace referencia en el trabajo) algunas causas de la explicación de la existencia de la religión y del porqué la gente sigue creyendo en ella. Encontramos la mano freudiana, Freud dijo que Dios era un infantilismo del adulto. Y en efecto, si obersvamos las características de los Dioses no vemos más que la imagen de un padre, cuando se es niño un padre es perfecto y pensamos que lo sabe todo o que  sabe hacerde todo. Con la edad comprobamos que eso no es así, y como necesitamos protección ante las maldades del mundo recurrimos a un padre superior (ya que de jóvenes pensabámos que nuestro padre sería capaz de luchar contra todos los males), ese padre superior capaz de salvarnos de todos los males y de premiar nuestro comportamiento. Ese padre es Dios, y es curioso observar como realmente las características del mismo y su relación con el ser humano es muy paternal. Es Dios el infantilismo del adulto.

Marx fue el que, señalando las condiciones materiales de la existencia humana, explicaba la necesaria existencia de Dios y la religión. La religión como opio del pueblo dirá.. No me extenderé aquí, más o menos todos conocemos este argumento.

A mi aún me quedan preguntas que hacerle a religiosos católicos, por ejemplo como se explica que mi alma que es infinita e inmortal puede ser menos infinita y menos inmortal que la de Dios. Matemáticamente es imposible. Como algo inmaterial puede llegar a ser encarcelado por algo material, ¿qué extraño mecanismo produce eso?

En la religión y en Dios todo son incongruencias, negaciones de la razón humana. Dejemos de lado todo lo místico, es otro mundo, cosas que no podemos entender. Concentrémonos en el plano humano, construyamos éticas humanistas.

Contradicciones religiosas

Dios y la religión han sido siempre en detrimento de la ciencia y la razón (aunque a través de la teología se intentó demostrar la existencia de Dios) dos explicaciones más de la vida en su conjunto. A diferenica del resto de explicaciones estas han gozado de enorme influencia y se han aceptado popularmente. La religión, con el permiso de Dios, se ha erigido como guía moral y espiritual de la humanidad. Gracias a ello se ha podido fundir con el poder político. Dicen actualmente que el fenómeno de la secularización que ha azotado al mundo occidental desde los años 60 será la explicación (o es la explicación) de la supuesta falta de moral que tenemos los seres humanos. No existe menos moral ahora que antaño, es más, en muchos aspectos el ser humano se ha vuelto más sano. Pretenderé humildemente a través de este post, defender la separación total y absoluta de la Iglesia y el Estado y la definitiva ruptura que tendrían que tener las personas con la religión.

La religión basa toda su moral y todas sus enseñanzas y escrituras en relación a Dios. Dedicaré otro post a la existencia o no de Dios pero ahora me pondré en la situación que da por válida su existencia.

Bien, todos aceptaremos (espero) que Dios pertenece al mundo divino, es decir, está en un plano divino. Por esencia el plano divino es distinto al plano humano (así lo dicen las escrituras y sus características son exageradamente diferentes a las del humano). Por lo tanto, a mi modo de ver, todo lo que tenga que ver con lo divino se tendría que quedar en el plano divino. Hablar de Dios es humanizar a Dios, tendría que ser una “blasfemia”. El lenguaje es propio a los humanos, utilizarlo para referirse a algo tan grande, tan poderoso y tan por encima de nosotros tendría que  estar prohibido. Al mismo tiempo es absurdo, pues el plano divino es distinto al plano humano y ¿qué significa esto? que no tiene sentido atribuir cualidades o defectos humanos a algo distinto al ser humano ( Dios bueno, Dios malo..). Por ejemplo, hablar de una planta en sentido humano (humanizarla diciendo que si está triste, es buena o mala) es absurdo, ya que no pertenece a nuestro plano. Lo mismo ocurre con Dios.

Ahora bien, la religión católica es astuta e intenta evitar esta crítica visceral (que hubiese prohibido la misma aparición de la religión por blasfemosa) con el famoso ” Dios nos hizo a su imagen y semejanza”. Como somos parcelas de Dios podríamos hablar de Él (tiene nuestros atributos). Pero otro problema nos asalta: si nosotros somos como Dios, Dios es tan pecador como nosotros pues yo soy potencialmente malo y tengo “cosas malas” en mi ser, Dios no será tan perfecto y tan bueno como nos dicen si lleva consigo el mal. La moral religiosa católica tendría un serio problema que afrontar en este punto, pero una vez más de forma astuta evita esto y nos “enchufa” el libre-albedrío.

Todo parecía tener sentido ahora, como existe la libertad de escojer entre el Bien y el Mal se justificaba la bonanza de Dios y la relación directa entre el plano humano y el plano divino. Lo siento pero no. Y es muy sencillo de comprender: si yo tengo la libertad de escoger entre el Bien y el Mal quiere decir que algo falla, pues tengo MÁS PODER que el propio Dios. En efecto, en el momento que Dios me otorga la capacidad de escoger por mucho que Él haya puesto el Bien y el Mal o me haya otorgado ese mismo poder hay algo que Él no controla: lo que escogeré. El todopoderoso Dios no lo es tanto, yo tengo más poder que Él. Para hacer un simil y que quede más claro: un Estado totalitario tiene todopoder sobre los ciudadanos, al construir dos carreteras que van en dos sentidos y dónde no exige ninguna obligación (es decir me da libertad de elección en ese ínfimo instante) yo tengo más poder que el estado en cuestión en ese mínimo instante, pues nadie condiconará que sentido cojeré yo tendré más poder que el estado en un nanosegundo. Es el propio estado el que me ha dado la capacidad de escoger y es el Estado el que contruyó las dos carreteras, pero yo tuve algo que decir, tuve el poder de escoger cual me convenía más. El estado me cedió ese poder. Es lo mismo que Dios y su libre-albedrío. Para ejemplificarlo de forma práctica: si Dios me dice que se haga su voluntad o me dice que escoja B como me concedió al mismo tiempo el libre-albedrío yo podré escojer A, poniendo así en duda su poder.

Tendríamos que empezar a cojer conciencia de que todo aquéllo que tiene que ver con Dios se quede en un plano abstracto, divino, olvidarnos de Él para los asuntos mundanos y cotidianos. Establecer una separación total y definitiva entre Iglesia (que sería la voz blasfema de Dios) y Estado. Sólo existen 3 estados laicos en el mundo, escaso número.

Sobre la moral no tengo mucho más que decir, una moral basada en un individualismo tan feroz no puede ser defendido. En la religión católica la causa última de todos nuestros actos es la salvación de la alma propia, ¿Altruismo? sí, pero porque lo dicen las escrituras y así salvaré mi alma. Lo hago todo por Dios, no por el ser humano, el Dios y la moral católica es la negación de la propia humanidad. Es mucho más preferible una ética humanista, dónde las personas actuamos y nos comportamos porque cojemos conciencia que hay más seres humanos y que deseamos para ellos lo que para nosotros mismos. Poner al centro de la reflexión al propio ser humano, que se hagan las cosas por el conjunto y no por nuestra salvación. La Iglesia católica foomenta el individualismo más atroz y la inhumanidad. El católico perfecto sería aquél que se va a una isla desierta y rinde culto a Dios toda su vida, he ahí su modelo a seguir.

No hace falta añadir todos los males que han provocado materialmente las religiones, de todos es sabido. Si se quiere profundizar en este sentido recomiendo el libro La puta de Babilonia de Fernando Vallejo.