“Rescatados”, intervenidos

Hoy se ha hecho público, por fin hemos entrado en el selecto club de países “rescatados”, intervenidos.  Grecia, Irlanda, Portugal y ahora España. Se ha intentado edulcorar la nefasta noticia aduciendo que se trata de un rescate “financiero” (y no de país), aunque sea el mismo caso que el irlandés (también se ocultó la intervención al país a través del sector financiero). 100 000 millones para una banca incompetente y estafadora (casos clamorosos de CaixaBank y Bankia), el 10% de nuestro PIB.  El dinero no es gratis –en nuestro caso es Europa la que prestará 100 000 millones al Estado y éste deberá inyectarlos a través del FROB en las distintas entidades bancarias, seremos el aval de la banca–  y el Eurogrupo exigirá medidas específicas para aseguarse la devolución del mismo. Es simplemente escandoloso que tengamos que salvar a un sector que se ha estado lucrando a base de especulación (de cualquier tipo aunque sobre todo immobiliaria) y que nunca pensó en el ciudadano medio ni en sus propios clientes cuando la cosa le iba bien, un sector que se ha encargado de dilapidar al estado del bienestar y que ha atacado constantemente al pueblo y ahora exige que le saquemos del atolladero. Cuando deshaucian familias se escudan en “es lo que hay, te pasa por estirar más el brazo que la manga” o en las reglas del libre mercado capitalista. Cuando la cosa va mal tienen que ir a mendigar a papaíto Estado sin ningún tipo de pudor o vergüenza. Sin caer en la ingenuidad, tampoco sorprende que el Estado corporatista del siglo XXI acuda a la llamada de auxilio de sus coleguillas, los banqueros.

La semana que viene asistiremos a una humillante representación teatral en la cual aparecerán “nuestros” gobernantes (ahora más que nunca simples títeres o portavoces de los distintos organismos europeos e internacionales) diciéndonos que no es un rescate al país (sin embargo, será el Estado el que tendrá que devolver los 100 000 millones a Europa, nuestro nuevo acreedor, los intereses serán responsabilidad del estado, esto significa que si son del 3% cada año habrá que soltar 3 000 millones, lo que implica más deuda pública, se calcula que aumentará en 10 puntos, probablemente se traduzca en un déficit público más elevado) y que es estrictamente necesario, no hay alternativas. El prestar dinero público a los bancos es en sí mismo una gran estafa, ya que éstos, si lo devuelven, es al 1% mientras que el Estado ha tenido que financiarse para dar ese mismo dinero al banco a unos intereses del 6 y 7% en los mercados internacionales (por eso ha recurrido a Europa, pues no es tan caro). Ahora perderemos nuestra soberanía no solo materialmente, como ocurría antes, sino formalmente. Deberemos rendir cuentas ante Europa. ¿Qué significa esto?

Observando los antecedentes a nuestra intervención y a las exigencias de Angela Merkel lo que nos espera no es en absoluto alentador y está muy lejos de cualquier cosa denominada “rescate”. En efecto; subida del IVA del 18% actual hasta el 21%, recortes todavía más drásticos del gasto público (que incluirá, probablemente,  una reducción de sueldos a los funcionarios y puede que se abra la caja de Pandora con los despidos), prestaciones de desempleo (reducirlas y/o eliminarlas directamente) y pensiones (atrasar más la edad de jubilación y acelarar la reforma ya aprobada en el año 2011, además de congelarlas para este curso o incluso reducirlas). Tras 2 años de durísimos ajustes que no han servido más que para empeorar la ya delicada situación nos espera un negro futuro de más sacrificios. Todo ello sin parar el estremecedor círculo vicioso de recesión-recortes-recesión-recortes, no se ataca a la raíz del problema (se seguirá menguando el consumo de las clases medias y trabajadoras) y los de siempre pagamos los platos rotos de los culpables de esta crisis.

La evidencia del fracaso de las políticas de austeridad en Grecia, Portugal, Irlanda, Italia, Reino Unido y en nuestro propio país no serán óbice para que nos las sigan imponiendo. Es el proyecto de los poderes fácticos y de la derecha mediática (muchas veces confundidos), matar a la Europa social para que de sus cenizas pueda renacer una Europa neoliberal. Y esto se hará con la sangre y el sufrimiento de millones de europeos, suprimiendo las soberanías nacionales.

Es este un sistema en el cual se salvan bancos en vez de a personas. Bienvenida DEBTOCRACY.

De la estafa inmobiliaria a la estafa de la deuda soberana

Estos días estamos viviendo momentos de máxima tensión financiera. Bankia se hunde definitivamente, la prima de riesgo se dispara y alcanza los 500 puntos (recordemos que esta cifra fue suficiente para que Irlanda, Portugal y Grecia pidieran el rescate) y el Ibex 35 se desploma hasta los 6500 puntos, en niveles del año 2003 y puede alcanzar los del 2002 (curiosamente, el año en el que nació y se instauró la moneda única: el euro). Por su lado, los griegos han retirado ya 1000 millones de euros de los bancos.

Para comprender muchas de las cosas que están pasando debemos remontarnos en el tiempo, hacia la segunda mitad del siglo XX. Los tratados de Bretton Woods (1944, entra en vigor en 1946) fueron un acuerdo multilateral de los países occidentales capitalistas para reemplazar el patrón oro e instaurar una moneda de referencia: el dólar. Para ello, se crearon algunas instituciones financieras internacionales (BM, FMI) que tendrían la labor de mantener la estabilidad monetaria mediante la regulación (idea originaria de los economistas Keynes y White, aunque fueron parcialmente modificadas, estas instituciones presentaban ya de entrada numerosos problemas). En el año 1972 (en una época de crisis económica que puso en jaque a las teorías keynesianas), el presidente Nixon imbuido por la fiebre neoliberal que comenzaba a expandirse de forma viral por todo el mundo capitalista decretó el fin del dólar como moneda de referencia y de estabilidad monetaria internacional (esto también fue una consecuencia subsidiaria de la fortaleza del marco alemán y del yen japonés además de los gastos en la contienda militar en Vietnam; se enviaban miles de millones de dólares al exterior y EEUU tuvo por primera vez un déficit comercial). Las distintas monedas ya no deberían forzosamente equpirarse al dólar y se desregularizó las tasas de cambio. El valor de las monedas empezó a fluctuar. La consecuencia subsiguiente de este fenómeno fue la variabilidad monetaria, ésta provoca la inestabilidad económica y de ella nace la  especulación monetaria, que alcanzó su cénit con el derrumbe de la libra esterlina a manos de un poderoso inversor (Soros) que se forró especulando (vendiendo y comprando moneda) con la misma.

Para intentar apaciguar las desastrosas consecuencias de la especulación monetaria, Europa se propuso establecer una moneda única muy fuerte: el euro. Esto impidió que se repitieran los ataques a las monedas nacionales y se pudo subsanar el problema de la especulación (ya que se acabó con la variabilidad económica)…pero surgió otro problema no menos preocupante: el BCE y su ortodoxia económica. En los Tratados europeos se fue bastante contundente: se prohíbe la compra de deuda pública por parte del BCE (para evitar la inflación). Basculó entonces la especulación de las monedas hacia la de las deudas. ¿Cómo? Muy sencillo: si no puedes atacar a las monedas sacando rentabilidad de las mismas ataca a las deudas soberanas: todos los países de la unión monetaria poseen la misma moneda pero sus economías son distintas y es imposible que se compre deuda pública desde el banco central en un primer momento..por lo tanto, con la ayuda de agencias de calificación cómplices como Standard and Poor’s o Moody’s, vas exigiendo más intereses haciendo proyecciones y estimaciones -muchas veces infundadas- sobre el futuro estado de las economías..el problema es que son profecías autocumplidas: si devalúas la calificación de un país, al subir el riesgo de impago, aumentan los intereses (pues los acreedores tienen más desconfianza) lo que complica todavía más la devolución de los créditos (pues te cuesta más financiarte). Entonces, cuando el país está al borde del colapso aparece SIEMPRE el BCE para comprar deuda pública en los mercados secundarios (ejemplos flagrantes de Italia y España en agosto 2011).

De esta forma, el agujero de las entidades financieras puede cubrirse a través de los impuestos de los contribuyentes mediante el pago excesivo de intereses por las deudas soberanas. Para más inri, el BCE vende dinero barato a los bancos (al 1%, recordemos que es dinero público), 1 billón de euros, que sirve a los bancos para prestárselo a los estados al 4,5 o 6%, convirtiendo de esta forma una estafa en toda regla en una ingeniosa artimaña de ingeniería financiera legal. Y cuando las cosas van muy mal dadas, como a Bankia, pues el gobierno interviene al banco, lo rescata, le regala 10 000 millones de euros de los contribuyentes y todos felices. Podrían dejarlo caer, de todos es sabido que hay un fondo de garantía de depósitos (con un límite de 100 000 euros), tu dinero está bien asegurado. El problema, claro está, es que personas muy poderosas pueden verse muy perjudicadas. 

Sin embargo, la crisis del capitalismo es tan fuerte y la avaricia tan desbocada que la situación es completamente insostenible. Se les va a ir de las manos..el sistema muestra signos de agotamiento. Ni los eurobonos (que exigiría una armonización fiscal a nivel europeo) podrían mitigar todas las consecuencias que se derivan de los sinsentidos de los últimos años (y no es por la inflación que se derivaría, muchos economistas ya han asegurado que es importante tener una inflación del 4 o del 5%). Es hora de superar este sistema…no está tan claro que con regulaciones, tasas sobre las transacciones financieras o políticas de estímulo se pueda salir de esta situación. A lo mejor retrasa el último momento pero nada más. Tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en España ahora sufriremos el estallido de la burbuja de la deuda, con el subsiguiente colapso del estado español (también le pasará al griego) y el efecto arrastre al resto de economías avanzadas, que puede ser devastador. No podemos olvidar que aun habiendo reducido el déficit del 11% del PIB al 8,3% del PIB, la deuda pública ha seguido incrementándose, desde el 60% del año 2010 hasta el 80%  del PIB que se espera para este año. Los durísimos programas de ajustes (están aprovechando todo esto para implantarnos un nuevo modelo económico, hay una confluencia de intereses) además de ser antisociales, provocar el sufrimiento de muchísimas personas son completamente ineficaces (hasta en Cataluña, con durísimos recortes, el déficit solo ha podido reducirse 0,56 puntos mientras que la deuda pública SIGUE AUMENTADO un huevo, ha alcanzado el 20,7% del PIB cuando en el 2010 estaba en el 17%).

Nos queda seguir saliendo a la calle, seguir luchando por un mundo más justo, por una economía más social, más humana. Acabar con la especulación y la estafa de los mercados financieros, no es ni la primera ni la última vez que se producirán estos efectos si se continúa con este sistema (.com, burbujas inmobiliarias, monedas, deudas soberanas, alimentos..) El 15M demuestra creatividad, innovación,  esperanza ganas de cambiar las cosas…No podemos dejarnos subyugar. ¡No a la debtocracy!

Papá BCE trae con antelación sus regalos

Pensaba que el sorteo de navidad se celebraba mañana, pero ya tenemos un ganador: los bancos.

Una vez más, haciendo gala de un cinismo insultante, el BCE ha sacado a subasta medio BILLÓN de euros al 1% a devolver en 3 años (antes era a 12 meses). Dinero casi gratis para los bancos que podrán de esta forma sanear sus cuentas. Es un negocio redondo, compras dinero al 1% para luego invertirlo en el tesoro público, que paga entre el 3% y el 5%. Un negocio seguro pues, como ya hemos comentado en numerosas ocasiones, los diferentes estados priorizan el pago de la deuda, a costa de sus ciudadanos. Éste es un sistema en el que se salvan bancos antes que personas. Se intenta con esta medida reactivar el crédito, olvidan que estamos en un sistema en el cuál se premia el egoísmo individual y maximizar beneficios, ¿Por qué van a invertir en empresas o familias, con el riesgo que conlleva? Además, por ejemplo, los bancos españoles tienen un montón de activos basura (suelos que no valen nada, pisos, casas…), para cuadrar las cuentas es mucho más seguro ser acreedor de los estados. Así está montado el sistema, todo para la banca, ciudadanos que tenemos que pagar los despropósitos y la mala gestión de aquellos que fueron, en parte, causantes de esta crisis. Si Rajoy finalmente aprueba y tira adelante su medida de crear “bancos malos” les habrá tocado el gordo. También a las grandes empresas, si se concreta lo de crear “minijobs”, lentamente volvemos a los tiempos pasados -que siempre fueron mejores- de la esclavitud. Esto es el progreso.
Mientas tanto, en Europa la tasa de suicidios se ha incrementado un 40%, la pobreza aumenta escandalosamente (40 millones de pobres y 80 millones en riesgo de pobreza) y el hambre llama a la puerta de los más desfavorecidos, como un chaval de de 13 años que se desmayó en un colegio de Heraklión tras pasar 2 días sin comer. Los desahucios no dejan de aumentar y las perspectivas de mejoras económicas son nulas. Tras casi 4 años de sacrificios vamos a peor. Sería hora de empezar a cambiar la estrategia. Estamos en un sistema inhumano, un fracaso de la civilización humana, en el que se prioriza salvar bancos en vez de personas, en el que se adora a los ricos y grandes empresarios y se estigmatiza a los más desgraciados.
Feliz Navidad a todos.