Algunas aclaraciones sobre la financiación de la Renta Básica II

La semana pasada escribí un primer artículo para aclarar algunas cosas sobre la financiación y conceptualización de la Renta Básica (click aquí), a la luz de los seminarios del economista Daniel Raventós. Para profundizar todavía más en los costes y en las reformas que habría que llevar a cabo para poder implementarla me he animado a escribir un segundo artículo.

imagesRecordatorio: La renta básica es una asignación monetaria universal, incondicional y exenta de impuestos. Esta asignación corresponde a aproximadamente 650 euros al mes (lindar de la pobreza según los baremos de la Generalitat de Catalunya).

Para que la medida pueda implementarse con éxito es imperativo la reforma integral del IRPF, acabar con la dualidad entre la renta del ahorro y la renta del trabajo e imponer un tipo fijo al 50%. Suprimir todas las deducciones, reducciones y tramos actualmente existentes en el mismo. En estos momentos, en Catalunya, el índice de Gini está en el 0,4104 (sobre renta bruta). Después de impuestos, el índice se reduce hasta el 0,365 (el impacto de los mismos es muy reducido). Con la Renta Básica, este índice se reduciría hasta el 0,25. Las desigualdades se reducirían, pues, enormemente.

Muchos economistas y muchas personas aseguran que la Renta Básica costaría aproximadamente 144 mil millones de euros al conjunto del Estado y que, por lo tanto, es imposible de aplicar (“¿De dónde saldría el dinero?”). El enfoque está mal planteado y por ello cae en el error. La Renta Básica supone una completa revolución en nuestra forma de concebir la fiscalidad y la redistribución de riquezas. Es a través del IRPF que se financiaría, con un constante flujo monetario que iría de arriba hacia abajo (de las rentas ricas hacia las rentas pobres).

Daniel Raventós y Jordi Arcarons realizaron un exhaustivo estudio con todos los datos disponibles del IRPF del año 2010 en Catalunya para proyectar y visualizar claramente de qué manera se financiaría la Renta Básica. En el año 2010 la cobertura de la población de Catalunya a través del IRPF era del 80% (queda pues un 20% de la población que está fuera del IRPF).

La primera parte de la propuesta de la Renta Básica es que a través de ese tipo fijo sobre las rentas fijado al 50% sería casi suficiente para poder financiar la totalidad de la misma según los datos disponibles (y haciendo una lucha efectiva contra el fraude fiscal en la declaración del IRPF, que, sin medidas demasiado revolucionarias, podría reducirse en 7 u 8 puntos percentuales sobre el PIB. Alcanzando, de esta manera, niveles de fraude fiscal equiparables a los de la media de la UE-15). No olvidemos que la renta básica es universal, todas las personas, todas, tendrán sus 650 euros al mes de Renta Básica (financiada a través de ese tipo fijo del 50% a todas las rentas declaradas).

Una vez hecho esto, debemos acordarnos de que un 20% de la población no está incluida en el IRPF. ¿De dónde vendría pues el dinero para financiar la Renta Básica de esa quinta parte de la población? Del ahorro del Estado en el resto de subsidios, becas, ayudas contra la exclusión social, vivienda y familia, que se suprimirían. En efecto, lo que hace la renta básica es romper con la lógica del Estado asistencialista y todos aquellos subsidios condicionados, becas -inferiores a 650 euros- ayudas etcétera,se suprimen, pues ya dispones de la Renta Básica.

Para el caso catalán, el ahorro es exactamente de 15 mil millones de euros al año (por ejemplo, de las prestaciones por desempleo inferiores a la renta básica nos ahorraríamos 3 mil millones de euros y de los gastos en administración unos 300 millones). El 20% de la población catalana no incluida en el IRPF es algo más de 1,6 millones de personas. Un rápido cálculo nos hará ver que el coste anual de la Renta Básica para esas personas sería de poco más de 11,3 mil millones de euros. Es decir, hasta tendríamos un remanente de más de 3 mil millones de euros, cubriendo el coste de la Renta Básica de las personas no incluidas en el IRPF, donde la financiación es directa.

Daniel Raventós y Jordi Arcarons han calculado que aún después de los ahorros y de la financiación directa vía IRPF faltarían, siempre para el caso catalán -pero que es extrapolable al resto del estado español- unos 7 mil millones de euros externos al sistema. De los 7 mil millones, 3,7 se cubren con el remanente de la diferencia entre el ahorro y el gasto anteriormente señalado y quedarían otros 3,3 mil millones de euros que se podrían sacar de otros impuestos sobre las riquezas (como el de sociedades o el de patrimonio).

Estos datos nos pueden ayuda a comprender que la Renta Básica no es un problema técnico, sino, como casi siempre en economía, un problema de voluntad política y relación de fuerzas. Los datos sí que son claros en relación a la financiación de la Renta Básica.

Pensad que de los 144 mil millones de euros extras -fuera reforma IRPF que han dicho los economistas pero que está mal calculado de entrada, es menos- que se necesitan para financiarla, aún así el Estado se ahorra aproximadamente entre 70 y 90 mil millones de euros de los actuales subsidios, prestaciones, becas etcétera que están por debajo de la Renta Básica, además de los ahorros en administración. En el caso catalán la cuestión es clara. Una lucha eficaz contra el fraude fiscal nos aportaría fácilmente entre 15 y 30 mil millones más y el resto que quedaría (entre 20 y 30 mil millones de euros, un 2% del PIB) de financiación externa vendría vía otros impuestos sobre las grandes riquezas (sociedades, patrimonio).

El gasto público tampoco descendería ya que las otra vías de financiación del Estado se mantienen, impuestos indirectos como el IVA. Por lo tanto, y reitero la idea, la Renta Básica no es un problema técnico sino político.

¡RENTA BÁSICA YA!

Algunas aclaraciones sobre la financiación y conceptualización de la Renta Básica I

Escribo este post a la luz de un seminario sobre Renta Básica que estoy siguiendo actualmente, dirigido por el economista Daniel Raventós.

Renta-Básica-logotxikia

Muchas cosas se han dicho y escrito sobre la propuesta estrella del programa económico de Podemos. Voy a intentar aclarar en este breve artículo muchos de los puntos que generan controversia o que no se han entendido del todo. Antes de nada es importante señalar que en economía siempre hay un grupo social que sale beneficiado y otro que sale perjudicado. No existe dentro de las coordenadas y de los parámetros establecidos por el sistema capitalista la posibilidad de que todo el mundo salga ganando, como si fuéramos un todo orgánico que persigue los mismos intereses. Una política económica siempre perjudica a un grupo social y beneficia a otro. Hace muchos años que las políticas nos perjudican a los trabajadores de rentas medias y bajas, parados y pobres. La Renta Básica se inscribe en la lógica de invertir y transformar esta tendencia y que sean las rentas altas las que se vean perjudicadas y las rentas bajas las que salgan beneficiadas.

La renta básica es una asignación monetaria universal, incondicional. Todo el mundo la recibe pero no todo el mundo gana. Hay que repetir esta idea, todo el mundo percibiría la cantidad monetaria establecida -650 euros al mes- sin discriminación de renta. ¿Esto significa que Amancio Ortega o Iker Casillas las recibirían? SÍ.

Estableciendo la universalidad de la asignación monetaria, eludimos la estigmatización de la pobreza así como al dedo acusador. Si una persona quisiera increparte o insultarte porque vives de la renta básica tú podrías contestarle: “pues sí, al igual que tú”. Al mismo tiempo, el Estado se ahorrará una cantidad ingente de dinero que se pierde en la administración y gestión de los subsidios. Pues, no lo olvidemos, una vez se implemente la renta básica desaparecerán todos los subsidios y ayudas sociales pecuniarias.

“Todo esto es muy bonito, pero, ¿Cómo se va a financiar tal cosa? ¿No es una utopía?” Estas preguntas apuntan al núcleo duro de la propuesta y se repiten mucho en los medios. La respuesta es sencilla, a través de una reforma fiscal profunda. ¿De qué manera o en qué dirección debe ir esa reforma fiscal? Pues acabando con la dualidad existente en el IRPF (renta del capital-renta del trabajo) y establecer un único impuesto con un tipo nominal fijo al 50%, eliminando todos los tramos que actualmente existen así como todas las deducciones. Esto puede sorprender a más de uno. Es contraintuitivo pensar que un tipo fijo pueda llegar a ser progresivo. Pero lo es y mucho, pues tenemos la renta básica. Os voy a dejar un cuadro para que se visualice mejor: (son cuadros a modo de ejemplo):

Base imponible Retención Total limpio
1000 10% 900
100000 45% 55000
 Base imponible Retención Renta Básica Total limpio
1000 50% 650 1150
100000 50% 650 50650

Cómo se puede observar a través de este cuadro, siendo la renta básica una asignación universal y exenta de impuestos, ésta siempre se suma a lo que se ha retenido de la base imponible. Así, por ejemplo, si actualmente en bruto estás cobrando 2000 euros al mes pues se te retendrían 1000 euros (50%, tipo fijo) pero se te sumarían los 650 euros de la renta básica, por lo que en limpio te quedarían 1650 euros.

La medida está calculada para que beneficia a todos los trabajadores pobres así como personas que realizan tareas y trabajos no remunerados. Es una redistribución de rentas, de las más altas hacia las más bajas (lo contrario de lo que ocurre actualmente). Y es completamente asumible por un Estado como el Estado español, si hubiera la voluntad para ello. Además de esta reforma fiscal profunda hay que luchar eficazmente contra el fraude fiscal. Pensemos que con el aumento de consumo de las clases populares aumentará la recaudación del Estado vía impuestos indirectos. Aunque ésta no es la cuestión a tratar en este breve artículo. Tan sólo hay que visualizar que todo esto es técnicamente posible, que no sería un despilfarro de dinero público como nos lo quieren pintar desde los mass media. Y, todavía más importante, se suprimen muchos gastos inútiles de la administración (en control de las personas que reciben subsidios etcétera). Además de ello, no podemos sino contraargumentar la falacia de los incentivos perversos. Actualmente, con ayudas condicionadas, hay una trampa de la pobreza ya que muchos subsidios están condicionados a tu condición de pobre. Si aceptas un trabajo de mierda pierdes el subsidio, los incentivos para seguir cobrando el subsidio en vez de aceptar el trabajo son muy elevados.

Algunos preguntarán, llegados a este punto, “Pero, aunque todo esto está muy bien, ¿No caeremos en una tendencia inflacionista imparable? La respuesta es no. No tan catastrófica como nos lo quieren hacer creer. No se está generando nueva masa monetaria, sino que se está redistribuyendo una riqueza que ya existe. En todo caso, aumentarán los precios de los productos/bienes de primera necesidad, que son los que mayormente consumimos las clases populares, lo que puede provocar, en esos mercados, leves tendencias inflacionistas. Pero muy lejos de cualquier tipo de hiperinflación apocalíptica.

Por último, la renta básica es esencial en una sociedad postindustrial en la cual los sindicatos de clase han perdido mucha fuerza. La renta básica es entonces nuestra mejor arma para poder negociar salarios dignos frente al empresario, que siempre busca pagarte lo menos posible. En el mismo orden de ideas, una existencia material garantizada y mínimamente digna es imprescindible para poder tener un mínimo de libertad política, además de que por nuestra condición de animales humanos debemos tener la posibilidad de vivir nuestra vida sin imposiciones estructurales que, además, están para el provecho y para el mantenimiento del privilegio de unos pocos.

¡RENTA BÁSICA YA!

Llegaron los brotes verdes. Cuando el paro “disminuye” en España…

Hoy hemos conocido las cifras de la nueva encuesta de población activa. Los datos que nos desvela dicha encuesta serían muy esperanzadores para todos nosotros: se han creado 192 000 puestos de trabajo en el último año. Se ha roto la tendencia que desde hace 6 años marcaba la pauta. La tasa se situaría actualmente en el 24,45% de la población activa. Podemos gritar hurra y tirar petardos y cohetes tras seis años y un devastador panorama de miseria y precariedad. Es una lástima que en la noticia no se nos acalare que la población activa se redujo en 232 mil personas en el mismo periodo y que llevamos dos años con récord de turistas (“gracias” a la inestabilidad política en otras zonas del mundo).

Jorge Moruno a través de su perfil de facebook nos aporta algunas aclaraciones extra. Si miramos la EPA de julio de 2012 observaremos que había 5.693.100 desempleados, ahora la cifra es de 5.622.900 desempleados: La diferencia entre una y otra es de 70,200 desempleados menos en 2014:

“La población activa en la EPA de julio 2012 era de 23.110.400 y en la EPA de julio 2014 es de 22.975.900. La diferencia entre ambas cifras es de 134.500 personas menos activas en la actualidad. La tasa de actividad en julio 2012 era del 60,08% y en julio 2014 del 59,63%.

Es decir, con menos personas dispuestas a ser empleadas (134.500) el número de desempleados ha descendido en 70,200 personas. El empleo parcial pasa de ser el 14,93% en julio 2012 al 16,39% en julio 2014. La temporalidad pasa de ser del 23,66% en julio 2012 a 23,95% en julio 2014. En el primer trimestre de 2012, España recibió 9,2 millones de turistas y el primer trimestre de 2014, 10,1 millones.”

Lo que nos queda es un aumento de los contratos a tiempo parcial y un aumento de la tasa de temporalidad, que aumenta en casi un punto percentual hasta situarse en casi el 24% de la población activa.

Más allá de los números, lo más inquietante es la celebración de una ilusoria dismunición del paro que ya nos empieza a dibujar el paisaje post-crisis. Con las devaluaciones salariales -que se mantendrán- y la creación de puestos de trabajo basuras nos espera un prometedor futuro por tierras españolas. El paradigma del nuevo sistema de producción se nos empieza a aparecer en toda su crueldad. Los datos de la EPA nos aclaran que se ha seguido destruyendo empleo en los sectores de la construcción (destrucción de 55 200 puestos de trabajo en este sector), de la agricultura (13 800 puestos menos) y de la industria (2400 menos). Bye bye mister Ford.

Pueden seguir celebrando estos datos desde sus despachos. El problema ya ni siquiera es el paro (que sigue siendo altísimo pese a toda esta propaganda) sino las condiciones laborales en las que nos encontramos. Una vez pasada la crisis nos topamos con la esencia del sistema, con el núcleo duro de todo esto: precariedad intensificada, pobreza y desigualdades sociales a un nivel estratosférico. Hoy más que antes es un imperativo el seguir organizándonos y el seguir luchando, pues hoy se descubre ante nosotros las primeras pinceladas de lo que nos espera tras el duro reajuste y tras la dura reestructuración capitalista de los últimos años.

Sistema productivo y puestos de trabajo low-cost. Ni sanidad ni educación públicas. Estamos asistiendo al amenecer de la sociedad post-industrial en su versión hispana. Bienvenidos a la era de la producción biopolítica y del capitalismo cognitivo, en su versión pobre y con sus contradicciones internas más acentuadas.

Nos queda una larga lucha por delante para reapropiarnos de la producción común que nos están robando cada día.

Seguimos.

Piquetes y estrategia sindical. Huelga General el 29 de marzo.

Ya la tenemos aquí, el próximo 29 de marzo habrá una huelga general en el estado español. Razones no faltan, la reforma laboral aprobada por el PP deja vía libre para explotar al trabajador y ha supuesto un gran retroceso en materia de derechos (adquiridos con la lucha, la sangre y el sacrificio de nuestros padres y abuelos). Los voceros del establishment ya han comenzado su campaña de criminalización del movimiento sindical, de hecho llevan años con la misma. Desde abajo también se está criticando duramente la actuación de los dos grandes sindicatos, por amarillos y corruptos principalmente. Debemos realizar las críticas pertinentes a los dos grandes sindicatos (los pactos de Toledo son una humillación para las clases populares, así como ciertas acciones sin mucho sentido y el provecho personal que sacan algunos por estar en la dirección del sindicato) pero no perdamos el oremus, a quién más le beneficia esta lucha contra los sindicatos es a los empresarios, a la patronal. Desean su desaparición y los están debilitando a más no poder. Si actualmente ya hacen lo que quieren contra los trabajadores imaginémonos que harían si no tuviéramos sindicatos. Pagar por trabajar (que de hecho ya ocurre, con las ETTs).

En este artículo analizaré la estrategia sindical en el estado español por dos motivos: el primero; para explicar a todo el mundo porqué los piquetes son necesarios y segundo; para intentar suavizar la crítica contra los sindicatos que realizan amplios sectores de la sociedad (el problema viene de la estrategia sindical escogida, a mi modo de ver un error como comentaré más adelante).

A la hora de crearse, un sindicato puede escoger entre dos estrategias. La primera es la de la monopolización exclusiva (que exige un gran número de afiliados) y la segunda es la monopolización inclusiva.

Cuando se escoge la vía de la monopolización exclusiva todos aquellos convenios firmados por los sindicatos y mejoras dentro de una empresa o a nivel estatal -tales como mejores condiciones laborales, de subidas salariales, indemnizaciones por despido etcétera- solo son disfrutados por los sindicalistas, es decir, por aquellos trabajadores afiliados al sindicato. Todos aquellos que no estén afiliados al sindicato en cuestión no podrán beneficiarse de las mejoras que éste hubiese conseguido.

Por el contrario, la monopolización inclusiva (que es la estrategia que se utiliza en España) implica que cuando un sindicato a nivel de empresa o a nivel estatal consigue algún beneficio para los trabajadores éste es disfrutado por todos los trabajadores en su conjunto, sin distinguirse si participaron o no en la consecución del mismo o si pertenecen o no al sindicato en cuestión. Este fenómeno provoca un serio problema de acción colectiva, a saber, si el beneficio es el mismo para todos ¿por qué yo voy a sacrificarme para conseguirlo? Además, es implícita la estatalización del sindicato, pues muy pocos querrán asumir el coste de pagar una cuota si saben que los beneficios serán  los mismos para aquellos que la hayan pagado o no. Como la labor de un sindicato es imprescindible en un estado democrático y sus objetivos son comunes a todos los trabajadores lógicamente será subvencionado por el estado.

Tras estas pinceladas sobre las dos estrategias es hora de explicar porqué un piquete es pertinente y necesario sabiendo que la estrategia sindical en el estado español es la de monopolización inclusiva:

Primera razón: Para paliar/subsanar los efectos adversos que supone apostar por la estrategia de la monopolización inclusiva. En efecto, es injusto que una parte de los trabajadores sacrifiquen un día de sueldo y sufran presiones psicológicas de sus jefes y otros no asuman ningún coste para que luego todos obtengan los mismos beneficios. El piquete sirve para combatir a los free riders. El beneficio que se desprende de una acción sindical exitosa es colectivo, el mismo para todos, todos debemos pues colaborar en la obtención del mismo de forma igualitaria. Además, los gorrones o listillos que no pierden nada pueden echar por la borda todo el trabajo realizado por el resto de sus compañeros, en una huelga el objetivo es que ningún trabajador acuda al puesto de trabajo. Si unos cuantos acuden a trabajar pueden hacer fracasar la acción colectiva. Ahora bien, algunos acaban yendo al trabajo porque no les queda otra, el coste es demasiado alto y no puede ser asumido por el trabajador (que a lo mejor no tiene ni para pagar la comida de su familia y necesita como agua de mayo el sueldo de ese día). De aquí nace la segunda razón por la cual el piquete es necesario:

Segunda razón: Proteger al trabajador que esté en una delicada y débil situación. Efectivamente, el piquete puede ser solidario con aquel trabajador que habría querido secundar la huelga pero que, por fuerza mayor, le es absolutamente imposible. Si se realiza un piquete, el trabajador puede argumentar ante su jefe que él pretendía trabajar ese día, pero que el piquete se lo impidió. Tiene, de esta forma, una excusa para poder hacer huelga sin que por ello pierda sueldo o sea despido por “huelguista” (=molesto para la empresa). Esto se hace igualmente muy complicado, el piquete debe de ser muy muy eficaz ya que el patrón puede argumentar que él si que pudo traspasar el piquete. En todo caso, puedes, al menos, no entrar en la lista negra de la empresa.

Estas son las dos principales razones por las que un piquete es necesario y está justificado. Luego existe un cierto número de personas que argumentar que su derecho a trabajar es jerárquicamente superior al derecho de hacer huelga (todos hemos vivido la situación en la cual un exaltado empieza a reivindicar su derecho al trabajo frente al derecho de huelga del resto). A todas esas personas se les debe de responder a través de dos argumentos: el primero es que aquí en España hay 5 millones de personas que también tienen derecho a trabajar y se les ha negado, de hecho se lo siguen negando y no es únicamente un día al año (como el de la huelga) sino los 365. Por lo tanto, si la policía hiciese caso a los esquiroles exaltados también debería hacerlo a los que actualmente están en paro. Por otro lado, me parece insultantemente egoísta el reivindicar el derecho al trabajo de UN día (corto plazo) y que únicamente te beneficia a ti (y al patrón de turno) en vez de apoyar solidariamente la lucha de millones de personas por una vida más digna (objetivo que abarca a todos los trabajadores y que tiene vistas al futuro, al largo plazo).

Por último (perdonad la excesiva extensión del artículo), sé muy bien que jurídicamente el derecho a huelga es individual así como que los piquetes son informativos. Me gustaría señalar y poner de relieve que, tal como se ha afrontado la estrategia sindical, en la práctica el derecho a huelga es colectivo y no individual. Si hubiésemos optado por la estrategia de monopolización exclusiva (en la cual, recordemos, los beneficios únicamente son para aquellos afiliados al sindicato) los piquetes no serían pertinentes ni de menester y el derecho a huelga sería completamente individual pues  si no estás afiliado y no secundas la huelga no obtendrás el supuesto beneficio que se persigue. Ahora bien, esta estrategia permite al sindicato ser mucho más radical y antisistémico, pues no viviría de las subvenciones estatales sino de las cuotas de sus afiliados, al no estar estatalizado como en nuestro caso evita la crítica frontal de ser amarillo. Es la estrategia que se sigue en Reino Unido y en EE.UU. Puede que fuera conveniente revisar nuestra estrategia y cambiarla, puede que de esta forma se pueda, al mismo tiempo, cambiar la cultura sindical y que estar en el sindicato se convierta en un orgullo.

Dicho todo esto, podría ser interesante cambiar el marco interpretativo, el paradigma, a través del cual nos hemos guiado durante decenas de años. De esta forma, podríamos empezar a afrontar la huelga desde una perspectiva del 99%, una huelga no solo laboral sino también política, que sea inclusiva con parados, precarios etc. Una huelga para romper el mando. El análisis realizado en este artículo se ha quedado en los estrechos márgenes de la lucha de clases y puede que sea el momento de empezar a ampliar nuestros horizontes y cambiar toda la perspectiva huelguista, en acorde a los nuevos tiempos.

Reforma Laboral 2012: vía libre para la explotación del trabajador

Hace un año, escribí un artículo presentando alternativas a la reforma laboral (en aquél entonces, a la presentada por el PSOE), tras la nueva reforma laboral que ha aprobado el PP no puedo sino volver a escribir otro artículo. Para empezar, es importante señalar que no son las reformas laborales las que crean empleo, éste depende de factores macroecónomicos mucho más difíciles de controlar. De hecho, Montoro ya ha declarado que esta reforma laboral no va a crear empleo ¿Por qué entonces se sigue reformando el mercado laboral? Es fácil de responder, el desequilibrios de fuerzas entre la clase trabajadora y los empresarios es tal que aprovechan la excusa de de la crisis para acabar de consolidar la explotación sobre la masa trabajadora española . Este país anhela ser el paraíso de los empresarios y el infierno de los trabajadores. Vamos a analizar algunas de las medidas que ha aprobado, vía decreto-ley (cual gobierno chavista), el Partido Popular:

1-El despido improcedente desaparece, pues todos los trabajadores podrán ser despedidos con 20 días de indemnización por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades, será el trabajador el que tendrá que recurrir ante la Justicia y será el juez el que determine si hubo causa económica (objetiva) o no, si no lo fue tendrá derecho a los 33 días de indemnización por año trabajado con un máximo de 24 mensualidades.  Además, se incluirá en causa objetiva 3 meses de pérdida de ingresos de la empresa. No olvidemos que Gallardón, Ministro de Justicia, quiere hacer pagar los gastos judiciales a aquél que presenta la denuncia y pierde el juicio (lo que limitará el número de recursos ante el juez, pues el miedo a perder y pagar esos gastos es muy alto).

2-Los empresarios podrán aplicar expedientes de regulación de empleo (ERE) sin necesidad de tener el visto bueno de la autoridad laboral, tampoco necesitarán la autorización administrativa para suspensión o reducción de jornada.

3-A los parados se les exigirá, animará, a realizar trabajos VOLUNTARIOS a la comunidad a través de convenios con las administraciones públicas. Es decir, trabajarán gratis, destruyendo de esta forma puestos de trabajo (de los que actualmente trabajan cobrando). Me recuerda un poco a la ley de vagos y maleantes, así como al trabajo forzado de los gulags (aunque menos duro, claro está).

4-Los convenios que marcarán las condiciones de trabajo serán los de empresa en vez de los colectivos. Primarán los de empresa sobre los de rango superior.

5-El empresario podrá rebajar los salarios a discreción. Una bajada de la productividad puede ser el pretexto para rebajarte el salario.

6-Si faltas 9 días en dos meses DE FORMA JUSTIFICADA podrás ser despedido. Esto significa que si has sufrido un atropello y has tenido que estar 10 días en el hospital (no son ni dos semanas) podrán despedirte.

Estos son los principales puntos de la reforma laboral. Precarización masiva de nuestras condiciones laborales. Es más, el PP parece apostar por el sistema de sueldos bajos y mano de obra barata frente al de la innovación, talento o tecnología. Si permites que los empresarios puedan bajar los salarios a discreción y debilitas tan marcadamente la posición del trabajador frente al del empresario está bastante claro lo que pasará: un empresario tiene dos maneras de aumentar sus beneficios, aumentar sus ingresos mediante más ventas o reducir costes. Tal como está presentada la nueva reforma laboral está claro dónde va a incidir el empresario, irá a lo más fácil, a reducir costes y especialmente los del trabajo (los de capital siempre son más complicados de reducir). Irá reduciendo los salarios o despidiendo o haciendo EREs, además dispone de un ejército de reserva de 5 millones de personas. Por lo tanto, acabaremos teniendo un mercado laboral con una mano de obra cualificada pero muy barata. Esto provocará dos consecuencias; una emigración masiva de los más capacitados y un desequilibrio insalvable entre trabajadores con títulos superiores y trabajadores con títulos medios o sin ellos. La sociedad ha invertido mucho dinero en formar a esos trabajadores que han pasado por la Universidad para que luego realicen trabajos de poco valor añadido o sean remunerados de tal forma que no se pueda recuperar nunca esa inversión.

Hasta un analfabeto es capaz de comprender que el problema del paro no es un problema del mercado laboral sino un problema de consumo (si la gente consume se crean puestos de trabajo), de crédito (para las empresas, sólo una banca pública puede subsanar este problema) y de especialización (si tu economía se especializa en actividades de poco valor añadido como el turismo o la construcción atente a las consecuencias). Desde los sectores más liberales se dice que el mercado laboral es muy rígido…sí, tan rígido que ha permitido destruir 3 millones de puestos de trabajo en apenas 2 años. Todo un récord. Es más, no sé porqué se facilita tanto la salida y no se facilita la entrada (poquísimas medidas de bonificaciones fiscales para la contratación). En fin, con esta reforma aumentará el desempleo y con él el déficit público y la deuda pública. La agencia de calificación financiera Moody’s ya ha rendido cuenta de esto y nos ha bajado hoy la nota de la deuda pública.

Alternativas a la reforma laboral

El mercado laboral español arrastra numerosos desequilibrios desde hace más de cincuenta años, los más destacados son  la formación y los contratos temporales (este último parece, además, ser fruto del anterior). A lo largo de la segunda mitad del siglo XX la productividad en España ha sido de las más bajas de Europa y siempre ha basado sus sectores de especialización en la exportación de baja tecnología, agricultura, el turismo y la construcción. En la crisis de 2008 todos los desequilibrios de la estructura económica española se han manifestado en su faceta más cruel y su cara más visible son las cifras del paro; en el año 2010 el paro alcanzó a 4,6 millones de españoles lo que representa un 20% de la población activa. La recesión fue a nivel global, es decir, en Europa también hay crisis,¿Por qué en España se doblan las cifras de paro en relación a la UE-15? ¿Qué reformas se pueden plantear para que una futura crisis no tenga tanta incidencia en el mercado laboral?

Me pondré primeramente en la visión predominante en los medios académicos y liberales de este país.

En el mercado laboral español hay principalmente un problema de formación, que conlleva a su vez un problema de temporalidad y un problema de asignación ineficaz de recursos. En España hay sólo un 28% de personas con formación secundaria (es decir, formación profesional o bachillerato) mientras que en la UE esa cifra se sitúa en torno al 48%. De universitarios (formación elevada) tenemos un 34%, siete puntos porcentuales más que la media europea ¿En qué nos iluminan estas cifras? En dos aspectos muy preocupantes de la formación española: en que hay mucho fracaso escolar por un lado (es de un 40%, lo deducimos pues si sólo hay un 28% de secundarios y un 34% de superiores hay sólo un 62% de personas con estudios medios o superiores, mientras que en la UE son 78%) y por otro un desquilibrio formacional, es decir, no es que hayan demasiados universitarios (pues se necesitan entre un 30 y un 35% de personas con formación superior en un país desarrollado) pero al haber pocas personas de formación media la sociedad tira de esos universitarios para realizar tareas que deberían haber sido destinadas a personas con formación profesional, por ejemplo. Este hecho supone que la sociedad está inviertiendo mucho dinero en esos universitarios (una media de 40 mil euros por universitario) para que luego hagan actividades de poco valor añadido, es decir, se desaprovecha la formación elevada por ese desequilibrio existente dentro del mercado laboral. La primera reforma del mercado laboral tendría pues que originarse en una reforma educativa para luchar contra el fracaso escolar e incentivar la formación profesional.

La primera reforma laboral propiamente dicha tendría que efectuarse sobre el financiamento para formación de los trabajadores de una empresa. En España, como hemos comentado anteriormente, existen demasiados contratos temporales (3 veces los de la media de la UE) y ello conlleva que muchos trabajadores se queden en el paro y sin formación, se podría pues reducir los costos de las indemnizaciones (acabar así con el dualismo en el mercado laboral español) e incentivar así a hacer más contratos indefinidos. Al mismo tiempo se tendrían que llevar a cabo formaciones técnicas a los trabajadores para que cuando sean despedidos encuentren fácilmente una cobertura laboral (como sucede en Dinamarca, dónde los trabjadores son al mismo tiempo que trabajan y cuando están en el paro formados para poder realizar después otros trabajos y no verse así excluidos del sistema).

Con esta iniciativa los parados perderían un poco de dinero pero ganarían en productividad (hay que pensar que cuando se cambia de trabajo si uno no ha estado formado para ese trabajo le costarà más tiempo ser productivo). Aun así, si se bajan los costos del despido se pierde seguridad laboral, aunque si fuera acompañado de la formación podría suponer más dinamismo social. La falta de seguridad laboral puede provocar en un primer momento convulsiones sociales, protestas, indignación social, en otras palabras, una amenaza para la cohesión social. Por otro lado, en Dinamarca se aplica este modelo y su paro vascila siempre entre el 3 y el 5% parece ser que puede ser viable para reducir el desempleo. Puede ser igualmente que dicho modelo de mercado laboral se haya podido aplicar en ese país por las particulares características del mismo; poca población y mucha cohesión social, muy buena formación y poco fracaso escolar. La misma cultura y control social  pueden ser un factor de gran importancia para el triunfo de un modelo; allí puede que realmente sea muy mal visto el no formarse o el no hacer nada y vivir de los subsidios del paro ( puede parecer simplista esta afirmación pero en los países nórdicos se tiene mucha más consciencia de comunidad, de comunidad en el sentido de que si todos contribuimos al estado que tu te aproveches de él sin aportar nada nos perjudica a todos, por lo tanto perseguimos a estos  free-riders). Para poder realizar una reforma de este tipo es un imperativo el establecer un fuerte estado de bienestar, cosa que parece bastante complicada en estos tiempos.

Otra reforma menos comentada pero que podría ser válida para apaciguar los efectos del paro sería la de rebajar la jornada laboral, por ejemplo rebajar lo máximo de 40 horas a 32 y poder así situar a muchos parados en actividades productivas. Esta reforma es mucho más complicada de llevarla a cabo pues supondría problemas de salarios (¿Cúanta reducción?) y no interesa al conjunto empresarial que vería así perdidos numerosos beneficios en favor de más salarios.

Visión crítica con los medios académicos. El catédratico en Políticas Públicas de la Pompeu Fabra Viçens Navarro expone una de las teorías más críticas sobre la reforma laboral y defiende un cambio en la estructura económica y sobre todo en el sobreprotegimiento que hace el poder político del mundo empresarial y bancario como mejor método tanto para arreglar el desempleo como para paliar los efectos de la crisis. Navarro sostiene que la principal causa del desempleo es la demanda que los empresarios tienen sobre los bienes y consumos que producen; “ El mundo empresarial no expandirá su plantilla a no ser que haya un aumento de los productos que produce y vende.” El problema del paro de la actual crisis se explicaría por la escasez de demanda del mundo empresarial, esta escasez se explicaría a su vez por la enorme polarización de rentas en España (los benefecios empresariales crecieron en España en el periodo 1995-2005 un 73% mientras que los costes laborales sólo un 3,7%, cinco veces menos que en la UE-15;en esta creció un 18%) y esta polarización con la respectiva baja de las rentas salariales sería consecuencia de la baja productividad de los trabajadores españoles. Así pues, todas las reformas que hemos mencionado antes serían en parte poco apropiadas para restablecer el mercado laboral pues, si nos ponemos en esta visión, lo que habría que hacer es desmantelar la rígidez y dureza empresarial en España y subir la protección social como método para la mejora de la productividad, darle más seguridad al trabajador (según este posicionamiento el trabajador no tiene seguridad ni protección social pues como hemos dicho el desempleo tiene que ver con la escasez de demanda del mundo empresarial y los poderes públicos han defendido la posición del empresario frente al trabajador a lo largo de los últimos 15 años) e incrementar los impuestos a los empresarios (según la Agencia Tributaria, un empresario paga menos impuestos que un asalariado) para después poder disponer de más gasto público para justamente aumentar esa protección social. Hay que señalar que Navarro nos pone como modelo a seguir el de los países nórdicos, en el sentido de que allí no se permiten los salarios bajos y si una empresa cierra (porque no puede pagar esos salarios altos exigidos por convenio) :“es, responsabilidad pública encontrar un puesto de trabajo (de similar nivel salarial) al trabajador que ha tenido que dejar aquella empresa que cierra. Y es responsabilidad pública encontrarle, no sólo un trabajo, sino también una casa y una escuela para sus niños, entre otros requisitos.” La reforma que se propondría para arreglar el desempleo en España según esta visión de la economía sería totalmente global, habría que hacer una reestructuración de la economía, es realmente complicado de aplicar una reforma que se dirigiera en esta dirección pues los que la tendrían que implementar son personas cuyos intereses no benefecia dicha reforma Recordemos que el poder político español está y ha estado siempre íntimamente relacionado con el poder empresarial, de ahí que en España se hayan podido aplicar medidas neoliberales sobre la economía gobernaran derechas o izquierdas. Un giro tan brusco hacia la socialdemocracia parece ilusorio y la economía española no está preparada para asumir tal “cambio de rumbo” (¿ o sí?), ni tampoco existe esa voluntad, aunque la población y sobre todo los trabajadores lo recibieran de buen grado, además de probablemente ser el mejor mecanismo para paliar numerosos desajustes.