“Democracia” a la americana

1004725_669730049720687_820438749_n

Era un secreto a voces. Un tema que solía ser tocado y analizado en profundidad por conspiranoicos. El escándolo del espionaje en Estados Unidos no tiene ningún precedente -a nivel mediático y con el permiso del macarthismo– en lo que se denominó “El mundo libre”. Estados Unidos siempre se ha erigido como el abanderado de la libertad y de la democracia. Miles de artículos de opinión, trabajos académicos, editoriales, políticos etcétera han salido siempre en la defensa de la pureza del sistema norteamericano. Hasta en la izquierda se le han reconocido sus méritos. Guardián acérrimo de la libertad, habría combatido por ella a lo largo y ancho del planeta, liberando países de crueles dictadores para instaurar la democracia.

El mundo orwelliano en el que está sumido Occidente y especialmente Estados Unidos, viene a reventar en su base a todo el bombardeo mediático que sufrimos día sí y día también. Programas secretos, tribunales secretos...millones de llamadas espiadas por la Agencia de Seguridad Nacional, compañías privadas como Verizon confabuladas, servidores de Google, Facebook o Apple controlados directamente por el FBI y la NSA para obtener información de los usuarios. El escándolo es mayúsculo, NADIE ESCAPA A LAS REDES DEL PODER.

¿Dónde está la privacidad? ¿Dónde está la ideal y utópica separación de poderes preconizada por la ideología liberal? No se ven por ninguna parte. Todo escapa al poder legal, todo escapa al poder ciudadano. El Congreso era consciente de las escuchas telefónicas así como del control de los servidores cibernéticos y tampoco dijo nada (de hecho, los congresistas habían jurado no hablar del tema). Se derrumba ante nuestros ojos el edificio de la perfecta democracia.

Un puñetazo de realidad. No es el primer escándolo de la era Obama (aunque esto es una constante del resto de gobiernos), viene a sumarse al de los drones (aviones no tripulados que escapan a todo control y que se van cargando a objetivos determinados, entre los que se encuentra a ciudadanos estadounidenses, que, evidentemente, no tuvieron la oportunidad a un juicio justo o a la presunción de inocencia). El cristal del “mundo libre” se ha roto para siempre.

La masiva vigilancia de todos los ciudadanos y el control indiscriminado únicamente puede responder a una estrategia y se traslada al pantonoso terreno de los poderes ocultos. No sabemos nada de esos programas secretos y, lo que es peor, que exista toda esta maquinaria parajudicial, oculta, nos devuelve a los peores años de las dictaduras fascistas y del bloque del Este. Al fin y al cabo, tan distintos no son…cambia el “enemigo” al que combatir y a través del cual se justifican los mayores atropellos a la libertad: en un caso era el enemigo judío, comunista, en otro el burgués, imperialista, capitalista y, en el actual, es el peligroso  terrorista islámico.

Esta lógica del poder responde, al mismo tiempo, al cambio de paradigma del nuevo mundo. Una dictadura ya no es explícita, ya no ejerce el poder disciplinario. Respondería al panóptico de Bentham analizado por Foucault en Vigilar y Castigar. Actualmente, el poder se esconde y se escuda con la “Democracia” otorgándonos la ilusión de poder escoger a nuestros gobernantes. Del mismo modo, no ejerce su poder de forma brutal, violenta (al menos dentro de sus fronteras), no nos permite identificarlo como algo material. Es una red difusa, escondida detrás del aparato y caras visibles de nuestro sistema. Nos convierte a todos en agentes del poder y del control. Tampoco es trascendente, es como si se hubiera aplanado. Es un poder que ve sin ser visto, que controla sin que nosotrxs podamos verlo y que, por ello, ejerce un efecto de intimidación . Todo esto empieza a devenir estremecedor, la distopía ya está tocando a nuestra puerta.

Estoy esperando a que salga la manada de tertulianos, profesores etcétera en defensa de la bondad y perfección del sistema yankee. A ver como tragan con todo esto, a ver como justifican que absolutamente todos los movimientos de los ciudadanos norteamericanos y de todo el mundo sean controlados por el gobierno, hasta en lo más íntimo de sus vidas (como puede ser Facebook o una llamada telefónica). Intentarán llevarlo al terreno de la paranoia terrorista, un muy flojo argumento para justificar algo tan sistemático e indiscriminado.

Bienvenidos al Imperio, el gran hermano te vigila.

El capitalismo uniformiza el comportamiento y el pensamiento del ser humano

Siempre me ha llamado la atención que en el país donde más se fomenta el individualismo exacerbado y la libertad individual más pautas comunes de comportamiento y de pensamiento se establecen.  En EE.UU., el ejemplo más clarificador de este fenómeno son los planos urbanísticos y arquitectónicos. En efecto, las ciudades son todas ellas prácticamente iguales, que decir de los barrios residenciales donde absolutamente TODAS las casas son idénticas:

Muchos pueden argumentar que el hecho de que los planos urbanísticos sean idénticos en cada ciudad americana (cuadrículas, distrito financiero, barrio residencial etc..) se debe a una acción intencionada por parte de los distintos gobiernos para aumentar la eficiencia y la eficacia de la vida en grandes aglomeraciones. Puede ser, pero aún así no justifica que todas deban ser iguales ya que hay otros modos de organizar una ciudad que también pueden ser muy eficientes. Filósofos como Bertrand Russell ya señalaron hace 100 años que la arquitectura podría haber solucionado problemas sociales. Justificaba esta afirmación demostrando que se podrían haber construido dentro de los bloques de pisos, por ejemplo, patios y comedores comunes que fomentaran la convivencia social y ayudaran a las familias a gestionar mejor su escaso tiempo libre. Decía Russell que separar a las familias de un mismo bloque con 60 cocinas distintas no tenía porque ser eficiente, con un comedor común se liberaba trabajo de la mujer (en aquella época explotada por el hombre fruto del patriarcado, cuyos resquicios continúan hoy en día) ya que no debería ni cocinar ni limpiar. Al mismo tiempo planteaba establecer guarderías en las comunidades de vecinos (en aquella época no existían para la mayoría de la población). No existe una razón fuerte para justificar el hecho de que todas las ciudades se construyeran siguiendo las mismas pautas, podrían haberse desarrollado de alguna otra manera, que hubiesen incentivado y fomentado la vida en comunidad (o, por el contrario, haber acentuado la vida laboral, construyendo oficinas-casas).

Esta organización urbanística y arquitectónica es a su vez fruto del individualismo (desear vivir tu vida solo en tu casa alejado de los demás) pero no deja de ser un buen reflejo de como estas pautas individualistas alimentadas desde los poderes fácticos nos conducen a una extraña situación de uniformidad colectiva.

La paradoja individualismo-uniformidad puede ser vislumbrada en muchas otras situaciones. Actualmente, al estar -en el mundo occidental- en una época postfordista en la cual todas aquellas necesidades materiales ya están cubiertas (en teoría) y que se centra en lo inmaterial (pensamientos, comportamientos, creencias, valores…) es en los comportamientos dónde observamos las pautas comunes actitudinales. Así, aunque tengamos un amplio abanico de oportunidades para desarrollarnos individualmente más nos asemejamos unos de otros. Utilizamos todos facebook (los porcentajes de personas con perfiles en la red social son enormes para los menores de 30 años), vemos los mismos programas televisivos y sentimos preocupación por las mismas cosas. ¿Por qué ocurre este fenómeno? Para intentar responder a esta complicada cuestión dejaré un poco de lado la antropología humana y las dinámicas colectivas para centrarme en la dinámica productivista del capitalismo como variable explicativa.

En el sistema capitalista (sustentado en la teoría neoliberal) si has escogido la vía empresarial para hacerte rico necesitas vender una gran cantidad del o de los producto/s que produzcas. Si vendes pocos tu empresa quiebra (siempre de forma relativa, cuando hay escasez del bien que produces aunque cuantitativamente vendas poco puede representar mucho para el mercado en el que te encuentres y ser por lo tanto rentable) o eres simplemente un pequeño productor que no se enriquecerá a través de su empresa.

Para poder vender una gran cantidad del producto que produces (sea un bien o un servicio) necesitas llegar a amplios sectores sociales. Para llegar a amplios sectores sociales debes pues identificar el mínimo denominador común de los seres humanos. En el momento que más especialices el producto para una minoría de consumidores menos oportunidades de expandir tu mercado tienes, debes en ese supuesto producir un producto de muy alta calidad y que sea exclusivo. La gracia del capitalismo reside en este punto, los bienes de consumo ordinario deben ser estandarizados  para que sean aceptados por una gran cantidad de seres humanos y, para ello, deben ser reducidos al mínimo denominador común, aquellos escasos puntos en los que todos podemos estar de acuerdo. Aquí entra en juego el consumismo de masas.

Puede que no necesitemos tantos productos inocuos pero sí unos pocos que nos ayuden en nuestro día a día y permitan desarrollar aquella faceta nuestra en la cual nos gustaría especializarnos (puede ser cualquier cosa). La potencialidad del ser humano se ve sustancialmente reducida a medida que se expande el capitalismo y, más concretamente, el nuevo capitalismo financiero que necesita de trabajadores cognitivos.

En la nueva era postindustrial la uniformidad está basculando desde una estandarización de bienes de consumo hacia una uniformidad en el pensamiento que ve cada vez más cercenados sus márgenes. Actualmente el capitalismo ofrece más servicios que antaño, tales como la televisión, empresas de ocio etc…En los programas televisivos se revela esta uniformidad que, forzosamente, nos idiotiza: para llegar a un gran público recurrimos al mínimo denominador común, éstos suelen ser, los instintos (sexo y violencia). Además, se debe utilizar un lenguaje poco técnico y deben aparecer historias sencillas. Así todos los comprendemos, más público.

Es el proceso de Macdonalización que autores como Ritzer ya describieron hace unos años. Algunas empresas pueden cambiar las pautas culturas y uniforman a las personas recurriendo a lo más vil, bajos precios asequibles a todos y sabores no demasiado elaborados pero tampoco vomitivos.

La dinámica se convierte en desastrosa, trágica, cuando comprendemos la lógica capitalista, en la cual el grande siempre se come al pequeño. No descubro nada nuevo al decir que las pequeñas empresas se han visto fuertemente reducidas en los últimos 20 años, superadas por las grandes multinacionales. A la que un centro comercial se instala en un barrio determinado, todo el pequeño comercio sucumbe ante los precios ultracompetitivos de las grandes marcas y centros de compras.

Cuando toda esta lógica se traslada al campo político llegamos al encarcelamiento de las mentes humanas. Efectivamente, los grandes partidos políticos (actualmente analizados como cartel parties) intentan ganarse al mayor número de votantes y, para ello, deben recurrir, ellos también, al mínimo común denominador. De esta forma, no es de extrañar que la distancia ideológica entre los grandes partidos políticos europeos y americanos no deje de reducirse (es también debido a otros factores, pero este es importante) con el paso del tiempo. Sucumben a las dinámicas sistémicas y colectivas, lo que antes era izquierda ahora es socioliberalismo y lo que antes era derecha conservadora, fascista, católica, tradicional o liberal es simplemente neoconservadora o neoliberal. Se van constituyendo grandes bloques  que intentan acaparar todo el mercado de votantes, con todos los problemas que ello conlleva, a saber, la ambigüedad ideológica (también consecuencia de la aceptación del neoliberalismo y del capitalismo como inevitables e insuperables) y la ausencia de alternativas.

La formación de grandes bloques humanos, uniformes, como si de un escuadrón militar se tratase, propias al fascismo y al régimen soviético también se produce en el capitalismo. Responde a otra lógica (o no..) pero cada vez nos parecemos más, nos comportamos igual y pensamos lo mismo. La alienación también tiene su papel en este proceso. Se estandariza el conocimiento, nos tratan a todos como puras mercancías y como meros consumidores. El capitalismo conquista todas las facetas de nuestra vida diaria, no podemos escapar de él. Nos vampiriza, nos uniformiza y encarcela el pensamiento humano limitando nuestra potencialidad individual y colectiva.

Y estas son, entre muchas otras, algunas de las razones por las que hay que hacer huelga el próximo 29 de marzo. Una huelga del 99% que supera el eje izquierda-derecha y que es política, que debe ser revolucionaria y continuada. Huelga de consumo, huelga en la cual reivindiquemos nuestra humanidad. En la que nos oponemos a ser neoesclavos, a la socialización por el trabajo y al autoritarismo liberal.

Kony2012: manipulación de masas 2.0

Yo también me he emocionado al ver el reportaje realizado por la sospechosa ONG Invisible Children (según The Guardian Y Charity Navigator, una de las ONG menos transparentes y que más invierte en campañas virales y documentales en detrimento de los proyectos sobre el terreno del mundo occidental, el clip de Youtube recaudó 3 millones de euros en la publicidad online en las primeras 48 horas) sobre la escandalosa y denigrante situación de lxs niñxs en Uganda. Es un vídeo que desencadena forzosamente una empatía con la extrema situación que vive la ciudadanía de Uganda (al que no le haya despertado un cierto sentimiento de solidaridad, tristeza y/o rabia debería revisar sus códigos éticos y morales, además de su sensibilidad como ser humano). Aun así, hay algo que siempre me ha olido mal. Es un reportaje poco claro, no explica los orígenes del conflicto y no es demasiado actual (Kony ya no se encuentra en Uganda), es decir, está sesgado. Únicamente se centra en el aspecto más cruel del conflicto (cosa que es necesaria para la propaganda) y que, por consiguiente, más afecta a  los sentimientos, a la parte irracional de nuestro ser. Entiendo que para intentar concienciar a la ciudadanía se recurra a este tipo de estrategias un poco amarillas, sensacionalistas, es más impactante.

Pero, ¿Por qué ahora? Hace más de 30 años que el susodicho campa a sus anchas por Uganda, es más, actualmente ya no se encuentra en el país y se firmó un tratado de paz con el actual presidente Museveni (otro pieza cuyo repertorio de atentados contra los derechos humanos es equiparable al de Kony) que ha calmado mucho la situación en la zona. Una información puede permitirnos vislumbrar los reales intereses que se esconden detrás de esta campaña: hace 2 años, se descubrieron nuevos yacimientos de petróleo en Uganda, haciendo de esta forma al mismo el país africano con más yacimientos de petróleo, que se suman a los que se han ido descubriendo en años anteriores como demuestra este informe (clicar)Nótese que en el primer enlace, que tiene fecha de octubre de 2011, YA SE ESPECULABA CON LA IDEA DE UNA INTERVENCIÓN AMERICANA EN LA ZONA. 

Varias informaciones relevantes sobre el descubrimiento, fue en el Lago Alberto y la reserva contiene como mínimo 2,5 MIL MILLONES DE BARRILES DE PETRÓLEO pero algunas estimaciones dicen que serían 6 mil millones de barriles. La empresa que lo descubrió fue Tullow Oil (empresa petrolera de Irlanda) que vendió dos tercios de los hallazgos a TOTAL SA (francesa) y…a CNOOC (empresa petrolera china). A las americanas, aunque pusieron su buena voluntad, no les cayó nada.

Sabiendo esto uno ya puede empezar a dudar sobre la credibilidad de las verdaderas intenciones de una posible intervención americana. Siempre se escudan en la defensa de los derechos humanos para torturar y masacrar poblaciones inocentes (con todos los respetos, es cierto que no hay una jerarquía del dolor y del mal, pero 30 000 niñxs en 30 años no es comparable con los 3 millones de muertos, torturados y heridos iraquíes, afganos o palestinos en 10 años, es la misma historia de siempre, yo condeno todo este mal del mundo y ojalá se pueda revertir la complicada situación, pero es impresionante el poder mediático de la ideología dominante: las personas son capaces de recurrir a complicadas y curiosas retóricas para justificar la masacre de pueblos inocentes y después no intentan ni siquiera comprender otro tipo de males que acontecen en otras zonas del mundo, claro, en un lado actúan los tuyos y en el otro no, no es de recibo que se sea tan claro y contundente en relación a lo que hacen unos y no frente a lo que hacen los tuyos, yo condeno con igual fuerza ambas actitudes).

Además de lo dicho, empieza a cansarme este neocolonialismo del siglo XXI, parecido al de principios de siglo. De la intervención en favor de los derechos humanos, que está muy bien y que defiendo, subyace una ideología preocupante: nosotros, los blancos, ricos, buenos y superiores DEBEMOS ayudar al negro pobre y estúpido, y aprovechar la coyuntura para occidentalizarle. Igualmente, en un mundo de globalización capitalista intensiva no existen las buenas intenciones, se esconde la apropiación sistemática de los recursos disponibles en los países pobres.

El clip que está arrasando en número de visitas (lleva ya 72 millones de visualizaciones en Youtube) es simplemente un mecanismo más de propaganda americana para que seamos nosotros, los de abajo e incluso los izquierdistas humanistas que nos preocupamos por los males del mundo, los que legitimemos una intervención militar que será desastrosa para la ciudadanía de Uganda (antecedentes de Sudán y Somalia son clarificadores al respecto). El pretexto de Kony le servirá a Obama para hacer su particular guerra fría contra China  y para defender los intereses de sus multinacionales.

Lo han comprendido, saben que sin internet no son nada. Están intentando girar e invertir la dinámica establecida en internet, esa nuestra red horizontal, para sus propósitos. Entramos en la guerra cibernética, manipulación de masas 2.0. Vayamos con cuidado y no caigamos en sensacionalismos baratos, no perdamos tampoco nuestra ansía de luchar por la igualdad y la justicia universales pero que este hecho no nos impida conservar nuestro espíritu crítico. Ayuda a lxs niñxs y población explotados, humillados y torturados SÍ, pero no así.

Feliz 1984

De obligada lectura, 1984 es un ensayo de ciencia ficción distópica escrito por George Orwell en 1948 (de ahí el juego de números 48-84) en el cual se narra la historia de Winston (indirecta a Winston Churchill) en un mundo totalitario al estilo estalinista. En éste, se borra la historia (en constante construcción), se controla la totalidad de la vida de los individuos (The Big Brother),  no hay intimidad, no existe el individuo, hay una represión brutal,  y todo es perfecto (aunque, evidentemente, no lo sea). El ensayo es una denuncia al modelo del socialismo real soviético, necesario en aquellos tiempos. Orwell nunca imaginó que su libro sería visionario del mundo occidental bajo el sistema capitalista. Hoy, en 2011, he visto un anuncio que, para mí, ha sido la gota que ha colmado el vaso:

En 1984 hay 4 ministerios: El Ministerio del Amor (que se ocupa de la tortura y el castigo), el Ministerio de la Verdad (en el cual trabaja Winston, en el que se reescribe la historia), el Ministerio de la Paz (=de la guerra) y el Ministerio de la Abundancia (encargado de la economía). De la misma forma, en la actualidad, Coca-Cola parece ser la multinacional del optimismo, de un mundo mejor es posible, de construir y colaborar con la felicidad de las personas, es altermundialista (cuando en realidad asesina sindicalistas en Colombia, compra el agua de los países pobres para venderla al triple de su precio inicial en los mismos, matando lentamente a sus poblaciones, colabora con las guerras siendo el principal proveedor de bebidas a los soldados etc etc), Telefónica es la empresa democrática, de la democracia directa:

Telefónica despidió a 6000 trabajadores en 2011 aun teniendo récord de beneficios. También tenemos a Renault cómo una empresa ecológica (JA, JA, JA):

Existen un sinfín de ejemplos, empresas rebeldes (hippy-punkis), cajas que son de confianza (y luego quiebran..) etcétera.

Todo esto se culmina con la falta de privacidad que tenemos hoy en día, estamos rodeados de cámaras de “seguridad”, los satélites pueden ver a 1 cm sobre la superficie de la tierra, los correos, facebook y demás redes sociales ya han sido denunciadas en numerosas ocasiones por vulnerar la privacidad de sus usuarios. También se complementa con el control social que ejerce el nuevo pensamiento positivo que preconiza que todo está en la mente, que si te pasa algo malo tienes que levantarte y pensar algo bueno. Los libros El Secreto en EEUU y La buena suerte aquí en España (por cierto, con muchas ventas) defienden la idea de la “atracción”, es decir, que si quieres algo simplemente tienes que atraerlo con tus pensamientos positivos. La demodelora lógica que subyace es que tu estás dónde quieres estar y te mereces todo lo que pasa. Si quieres ser rico tan sólo tienes que pensarlo. Esta nueva “filosofía” se intenta justificar mediante la ciencia, sobre todo de la física cuántica. Dan un toque científico, irrefutable, a su teoría. Todo esto no es nada nuevo, ya ocurría en la URSS estalinista. El pensamiento positivo no es más que una extensión extremista del sueño americano, de la igualdad de oportunidades que se supone existe en el mundo capitalista (es imprescindible que esta idea cale en los ciudadanos, de otra forma no se podría legitimar la desigualdad social).

Es necesario invertir la lógica del pensamiento positivo y que se convierta, en vez de un sistema de control social que merma la capacidad de lucha, en un mecanismo optimista de ruptura sistémica.

“Vivimos en un mundo feliz de 1984 a una temperatura fahrenheit 451.”

El verdadero negocio atómico

Ignacio Escolar, Público 14-03-2011.

Sólo hay un coche en el mundo que funcione con energía atómica: el DeLorean que conducía Michael J. Fox en Regreso al Futuro. Al margen de las películas, la inmensa mayoría de los automóviles ruedan con gasoil o con gasolina. Por eso defender que la escalada en el precio del petróleo se arregla con más centrales nucleares es un argumento tramposo, por mucho que lo repitan aquellos pensadores independientes, como Felipe González o José María Aznar, que están a sueldo de compañías eléctricas con intereses atómicos, como Gas Natural o Endesa. El lobby nuclear español, siempre tan generoso con nuestros expresidentes, está estos días de luto. La pesadilla japonesa ha complicado una campaña cuyo objetivo no pasa por construir nuevas nucleares. El negocio que buscan es otro: seguir explotando los viejos reactores, ya amortizados, más allá de sus márgenes de seguridad; más allá de los 40 años para los que fueron diseñados.

Contra lo que algunos repiten, la moratoria nuclear que aprobó Felipe en 1984 ya no está vigente en España. Aquella ley tan rentable para las eléctricas –aún hoy seguimos pagando la moratoria en la factura de la luz– terminó en 1997. Cualquiera podría construir hoy una nuclear en España, si es que tuviese las ganas y el dinero. A pesar de esas infinitas ventajas económicas que nos venden sus defensores, nadie ha pedido permiso. ¿La razón? Que una nueva nuclear española sólo sería rentable si estuviese subvencionada. Y eso que esta energía, en su balance, no se hace cargo de todas las facturas. No pagan por su futuro: por los costes de la gestión milenaria de sus peligrosos residuos, que se quedan de herencia por los siglos de los siglos. Tampoco pagan por su presente: por esos riesgos tan evidentes hoy en Japón. ¿Serían rentables las nucleares si tuviesen que contratar un seguro que cubriese las terribles consecuencias de un posible accidente?

Vergüenzas del mundo occidental

Quiero hablar en este post no de las filtraciones publicadas por Wikileaks que de por sí ya son reveladoras sino de las reacciones que han provocado. De entre todas me quedo con la del ex-asesor del primer Ministro canadiense Tom Flanagan que ha dicho textualmente que ” Assange debería ser asesinado”. Sí, sé lo que estáis pensando: es una frase sacada fuera de contexto.  Nada más lejos de la realidad , podéis ver sus declaraciones aquí: http://www.publico.es/internacional/349561/un-alto-cargo-del-gobierno-de-canada-pide-asesinar-a-assange y observar que no lo dice una vez no, sino 2 (una al final del corte diciendo que a ver si desaparece). Las declaraciones son de por sí estremecedoras, la  derecha se reserva el derecho de impartir moral por aquí y por allá pero a la que alguien no piensa como ellos hay que eliminarlo. ¿Esto no es terrorismo de estado? Es más, en cualquier jurisdicción civilazada unas declaraciones de este tipo serían motivo de encarcelamiento. Veremos el paradero de este asesor.

Y qué decir de las reacciones de los políticos españoles, silencio o pedir que se ignoren (caso de Duran i Lleida) a excepción de IU. Yo ya no sé en que tipo de democracia estamos, escojemos a unos representantes del PUEBLO para que luego escondan la información al PUEBLO que lo escogió, suma y sigue en el famoso pensamiento secuestrado. Ahora acaban de bloquear todos los blogs relacionados con Wikileaks, atacan a Wikileaks para que no filtre más información cuando el pueblo tenemos derecho a esa información. En realidad todo este asunto a mi ver escandoloso que se ha formado a raíz de las publicaciones de Wikileaks no es sino la máxima expresión de lo que ya todos deducíamos: que no sólo se esconde la información a los ciudadanos y que la censura es un recurso utilizado con demasiada frecuencia sino que se criminaliza, se persigue y se pretende eliminar del mapa a los que quieren difundir información rigurosa de forma libre.

Sobre las filtraciones simplemente señalar una que me pareció interesante para este tema: el descubrimiento de como en los vuelos de la CIA desaparecían personas (esto ahora en los años 2006-2010) sin previo juicio, sin causas claras. Esto se lo pueden apuntar para el estado de derecho que se supone existiría en el mundo occidental. También hacer hincapié en el descubrimiento de 50 000 civiles desaparecidos en Colombia durante el mandato de Uribe (más que en el Chile de Pinochet o que en la dictadura argentina de los años 80), acusábamos siempre al malo de turno (Chávez) pero  del país aliado de occidente (de EE.UU. y de la UE) pocas cosas se nos decían. Así, ya recuerdo, nos hablaron maravillas (sobre todo Aznar que tiene una buena relación con Uribe).

Luego todos señalaremos a los malos de siempre; China, Venezuela, Irán, Cuba.. que tienen tela pero mirémonos antes a nosotros mismos, no es tan distante nuestra forma de actuar y es preocupante el silencio internacional y estamental ante esta situación. Yo estoy esperando a que el Derecho empieze a actuar, no creo que lo haga (ya que tampoco, dirán, tienen los medios) , sigo preguntandome dónde esta ese modélico estado de derecho.

Por último señalar las últimas medidas que quiere implementar el PSOE en éste nuestro país, bajada de impuestos a los ricos, privatizaciones y quitar el subsidio de los 426 euros. La querida democracia que todos propugnaban yo no la veo por ninguna parte, no sólo esconden información, desaparecen personas “molestas” sino que nos rendimos ante la dictadura de los mercados y los especuladores. Grecia e Irlanda han sido ya sus víctimas de facto, ahora nos tocará a nosotros. Para qué votar si las decisiones las toma ese abstracto ” mercado” .

Confío en que el pueblo pueda abrir los ojos de una vez por todas, nos han mantenido dormidos y es hora de despertar.