Un atisbo de esperanza

Occupy Wall Street, el pasado 5 de octubre

En todas las ciudades europeas y norteamericanas se han producido a lo largo de los dos últimos años multitudinarias manifestaciones en contra de los recortes que los distintos gobiernos han ido imponiendo a base de decretazos. Manifestaciones y huelgas que no tenían eco en el pasado, con cifras estratosféricas de participantes. Es más, incluso se han gestado movimientos de la multitud, de la ciudadanía en el más amplio sentido de la palabra, completamente nuevos que han configurado un nuevo reto para toda la política tradicional y para el propio Estado moderno. El 15M en España u Occupy en Estados Unidos y Reino Unido han transformado nuestra gramática y parecen tener una gran proyección de futuro.

La calle ha sido clara pero no parecía concretarse con resultados electorales notables. La separación entre instituciones caducas guardianes del viejo orden y los nuevos movimientos ciudadanos no ha dejado de agrandarse. Presxs de nuestra propia path dependence veíamos con cierta impotencia la falta de alternativas en el marco institucional vigente. Las protestas no han sido capaces de parar los distintos programas -mal denominados- de ajustes ni de revertir la dramática trayectoria sistémica. Pero, aun así, la ciudadanía europea y mundial está demostrando una gran madurez democrática y podemos empezar a vislumbrar un atisbo de esperanza con los resultados en Alemania, Grecia, Francia e Italia.

En efecto, la crisis se ha llevado por delante a todos los gobiernos que han intentado gestionarla (siempre obedeciendo los dictámenes de los poderes financieros), desde los social-liberales hasta los de derechas. De hecho, lo común a todos estos gobiernos ha sido seguir las exigencias de la ortodoxia económica liberal. Austeridad, recorte del gasto público, subida de impuestos…Daba igual si era el PSOE de Zapatero, el PS de Sócrates, el PASOK de Papandreu o el Partido Conservador de Cameron. Y lxs ciudadanxs han ido mostrando su rechazo a los distintos planes de reestructuración financiera (dinero público a la banca), de programas de reformas regresivos y de recortes al estado del bienestar. A modo de ejemplo, en España, el PP ganó con mayoría absoluta gracias a la hecatombe socialista (merecida por su nefasta gestión de la crisis y de su traición a cualquier principio socialdemócrata). Es decir, lxs ciudadanxs han demostrado su rechazo a las políticas emprendidas, tanto en las calles como en las urnas.

La guindilla a este rechazo se produjo ayer, cuando un candidato como François Hollande ha podido superar la agresiva campaña que ha sufrido en su contra para ganar unas elecciones en las que se ha presentado con un programa muy progresista (cercano al de IU en España) y como abanderado de la política del crecimiento (de las políticas de estímulo económico). Puede que nos decepcione y que todo su discurso no sea más que una mera escenificación pero le daremos un voto de confianza (al menos los 100 días).

Todavía más esperanzador es el caso griego. Los dos partidos tradicionales y únicos defensores de los planes de rescate impuestos por la troïka se llevaron el varapalo más sonado que se recuerda. El primer bipartidismo que cae en la UE. Y es normal, esperemos que esta actitud se extienda para ganar más democracia en el resto de Europa. Los griegos han sufrido un gobierno de ND, estafó a propios y extraños con las cuentas públicas, se dio entonces un voto de confianza al PASOK y éste decepcionó todavía más (por traicionar sus propios principios y hacer un gobierno de concentración con la extrema derecha representada en LAOS y con ND). Si en el 2009 ND y el PASOK obtuvieron el 80% de los votos, hoy, en el 2012, se desploman hasta el 33%. En otras palabras, un 67% de los votantes griegos ha RECHAZADO de raíz los planes de ajustes que tanto están asfixiando la ya mermada economía helénica.  La izquierda entra con mucha fuerza (30% de los votos entre SYRIZA, la IU local, KKE -el PCPE griego- e Izquierda Democrática -que sería un ala izquierdista del PSOE).El auge de la extrema derecha no deja de ser una expresión más del descontento griego y de los draconianos y suicidas planes que se le van imponiendo a su población.

Por su lado, Angela Merkel no deja de cosechar derrota tras derrota allí donde se celebran elecciones.

La política económica que se está llevando a cabo en Europa no solo está suponiendo un sonoro fracaso en cuanto a resultados macroeconómicos (la cosa no para de empeorar año tras año) se refiere sino que no cuenta con el consentimiento de la mayoría de la ciudadanía. Ésta, muestra su descontento de distintas formas (unas más novedosas, transgresoras y emancipadoras como podrían ser el 15M u Occupy y otras más tradicionales a través del voto en las urnas o los canales habituales de protesta sindical) aunque los mercados no dejen de penalizar dichas actitudes. El divorcio entre capitalismo y democracia ha quedado bien reflejado en diversas ocasiones con las reacciones de las bolsas ante los resultados electorales que se producían en los distintos países (Perú de Humala, Grecia hoy o Francia son algunos ejemplos), en continuos ataques a las soberanías nacionales.

Por eso debemos continuar movilizándonos, crear nuevas formas de empoderamiento (en las plazas, en las calles) e intentar seguir buscando la alternativa institucional y no institucional a este sistema. Y para ello es necesario reivindicar más democracia, más política. Alejarnos de corporativismos y luchar por un mundo más justo por y para el 99%. La superación de este sistema lleva consigo la liquidación de las obsoletas estructuras de poder que lo mantienen y por ello se debe y se producirá un curioso juego entre la política real, la de lxs ciudadanxs en las calles y la puramente institucional (que ofrecerá muchas resistencias al cambio). Tenemos una cita muy importante al respecto  los próximos días 12-15 de mayo para seguir edificando el nuevo sistema.

Sin embargo, no podemos perder el oremus. Todo esto va para largo y el plan B del capitalismo, del 1%, es la dictadura (Monti y Papadimos han sido el primer aviso). La escalada represiva en el estado español y el preocupante auge de la extrema derecha son el segundo aviso. Deberemos mantenernos alerta.

Anuncios

Debate abierto sobre la legalización de las drogas y del trabajo sexual

Nota: sobre la regulación del trabajo sexual, clicar aquí para acceder a otro post del blog que profundiza sobre este delicado tema

Pocos temas suscitan tanta controversia como el de la droga o el de la prostitución. Fruto de un puritanismo deleznable, la sociedad es muy reacia a tratar con rigor y desprovista de tabúes aquellos temas que muestran las vergüenzas y carencias de las mismas. Las drogas han destrozado la vida de millares de individuos y la prostitución alimenta el machismo imperante y perpetúa la explotación de género, esto suele conllevar que se imponga un velo sobre los mismos y que se niegue de raíz la posibilidad de legalizarlos, aún sabiendo que los beneficios para la sociedad en su conjunto puedan ser enormes. Las personas presentan igualmente una gran resistencia a tratar aquello que moralmente consideran una aberración. Con este post me gustaría intentar tratar desde una visión ética estos dos problemas (sobre todo el de las drogas), no podemos olvidar que el narcotráfico está matando decenas de miles de inocentes al año y está creando un sistema de poder muy autoritario y brutal en los países pobres. Diferentes puntos son los que hay que tener en cuenta a la hora de defender la legalización de ambas actividades. Por otra parte, no entraré aquí en lo que es el meollo de la cuestión: es evidente que la legalización de las drogas es complicadísima ya que el mercado negro proporciona muchísimo dinero a la banca mediante los blanqueos. La banca no puede prescindir del blanqueo de dinero que proviene de los narcos y de las drogas. Del mismo modo, el mercado en América funciona con una venta de armas hacia los países del sur y una venta de drogas -que esas armas protege hasta la frontera de los Estados Unidos-  hacia el norte. La perspectiva que escojo en esta entrada es la de defender su legalización o despenalización desde un tú a tú con un diálogo abierto a y desde la sociedad.

Violencia del narcotráfico en México contra policías

 

Primer punto: la legalización de las drogas y de la prostitución (a partir de ahora, trabajo sexual) acabaría, parcialmente, con el narcotráfico y  las redes de trata de blancas. Si estas actividades están reguladas, la libre competencia se formalizaría con reglamentos y leyes y contaría con la protección de la policía, en vez de la de los sicarios (bastante más arbitrarios). La producción, al estar regulada, entraría dentro de los marcos de la ley laboral (se evitaría de esta forma la explotación de sus trabajadores -teóricamente-). Por otro lado, el Estado se ahorraría una cantidad muy importante de dinero en Interior, pues ya no habría narcotraficantes que cazar con helicópteros y tropas de élite, también se ahorraría mucho dinero en prisiones, pues muchos de los reclusos son pequeños camellos, sicarios, y personas relacionadas con el mundo de las drogas (aquí radica una de las razones de su ilegalidad: control de los pobres). Además, recaudaría mucho dinero a través de los impuestos sobre estos productos y se crearían nuevos puestos de trabajo. Lo mismo podríamos decir sobre el trabajo sexual, si estuviese regulado, l@s trabajador@s sexuales entrarían en nómina y pagarían IRPF o si fuesen autónomos lo que les corresponda.

Segundo punto: Legalizar el trabajo sexual puede ser de extrema importancia para proteger la integridad física de las personas que lo realizan, así como para evitar la esclavitud en la que se pueden ver inmersas. Es, en este caso, una cuestión de humanidad. Se puede, asimismo, habilitar espacios para que puedan ejercer, lejos de colegios, parques etc. Es necesario que dispongan de los mismos derechos que cualquier otro trabajador (prestación de desempleo, jubilación, baja por maternidad etc etc).

Legalizar las drogas también puede suponer, en la medida que cabe, un mínimo control sobre las sustancias para proteger al consumidor.

Tercer punto: Muchas personas consideran estas actividades inmorales (están en su derecho de considerarlas como tales), a esas personas les pregunto que se ha conseguido con la prohibición y la represión. ¿Acaso se ha extinguido el consumo de drogas o de trabajo sexual? El problema es más de fondo, más profundo. Tapando y escondiendo aquello que te molesta no solucionas el problema. Legalizar puede ser un nuevo reto, una nueva estrategia, para intentar contener los abusos que muchas personas realizan de estas dos actividades. De hecho, la prohibición agrava los problemas. Como ya he comentado, tenemos el problema del narcotráfico (que asesina miles de personas al año) así como el de la trata de blancas y los proxenetas para el trabajo sexual. Aparte de esto, tenemos un problema de estigmatización social que en ningún caso ayuda a esas personas a salir del agujero en el que pueden haber caído. Al estar prohibidas estas actividades, las personas que las realizan entran en la ilegalidad, y aquellas de bajo estrato social caen inexorablemente en la marginalidad y la exclusión social (mientras que las que tienen medios pueden acabar saliendo, ya sea mediante costosos tratamientos de desintoxicación o mediante apoyo familiar).

Estos temas siempre están abiertos a debate. Existe un fuerte componente ideológico a la hora de abordar asuntos tan controvertidos. Muchos ciudadanos no quieren ser cómplices de actividades que consideran desde cualquier punto de vista despreciables. Habría que intentar convencerles de ser un poco más tolerantes y humanos, humanos en el sentido de que a lo mejor sus ideas defienden el establecimiento de una mejor humanidad pero no se dan cuenta del daño que pueden estar haciendo a muchas personas. Los consumidores de drogas suelen ser vistos como antisociales, habría que decirles que la mayoría de nosotros consumimos muchísimas drogas, desde el café de la mañana hasta la cerveza o la copa de la noche pasando por las pastillas para el dolor de cabeza, la cocacola, el tabaco y mil y una sustancias más. Por otro lado, hay que respetar la libertad de las personas, si una persona es adulta ya sabe lo que hace e intentar estar al lado y ayudar al que quiera salir de alguna adicción. No podemos ser tan paternalistas en temas absolutamente personales (como si se debe de ser en los sociales y colectivos, en este punto alguno podría argumentar que el problema de la droga es un problema social, parte de eso sería resuelto con la legalización).

Sinceramente opino que la legalización puede ayudarnos a ser más humanos, más tolerantes y puede acabar con la lacra de las mafias y del narcotráfico además de ayudar económicamente a los estados y a la sociedad. El problema está en la demanda de esas actividades, existe y por el momento no parece que vaya a desaparecer. Entiendo el problema de las trabajadoras sexuales desde una óptica feminista (esclavitud de la mujer, cuerpo que se vende) pero si no se regula es bastante peor, pues no disponen de ninguna protección más allá del “chulo de putas” de turno y están todavía más esclavizadas por culpa de las mafias. En este sentido, ninguna mujer debería sentirse obligada a recurrir al trabajo sexual, pero éste es otro problema, es un problema de miseria, pobreza, un problema sistémico que la prohibición de la misma no resuelve (habría que entrar en otro tema, la abolición del capitalismo) y seguir luchando contra el heteropatriarcado sin vacilar.

La que nos va a caer…Primeros recortes del PP.

Tras reponerme de la esquizofrenia colectiva que ha supuesto el anuncio de subida de impuestos progresivos y la prórroga del subsidio de los 400 euros toca analizar detenidamente el “inicio del inicio”.

Es importante señalar que, para aplicar estas medidas, el PP ya se ha escudado en la excusa del déficit, más grande del que dijeron los socialistas (excusa ya conocida en el resto de comunidades, en Cataluña siguen viviendo de eso). Es la doctrina del shock.

Los funcionarios deberán trabajar 2 horas y media más cobrando menos (ya que al congelar los sueldos, subir el IRPF y la inflación es una bajada encubierta de sus sueldos), se reduce en 600 millones la partida destinada a I+D+i (de esta forma seguro que podremos hacer nuestra economía más productiva), se suprime la ayuda de los 210 euros a los jóvenes por emancipación (ahora ya no habrá joven que pueda emanciparse, aunque antes ya estaba muy chunga la cosa) y la subida de impuestos se ha centrado, como siempre, en las rentas del trabajo. En definitiva, menos derechos sociales más impuestos. Esta es la cara blanda del PP, no han hablado ni de la reforma laboral (podemos esperarnos lo peor) ni de educación o sanidad. Nos dirigimos de cabeza al precipicio. Si con las medidas neoliberales del PSOE (más duras que las del PP en este inicio) hemos conseguido más paro y más recesión (que a su vez provocan más recortes, es un círculo vicioso) ahora acentuaremos la delicada situación. Los parámetros del sistema capitalista no permiten dar solución a lo que se  nos viene encima. Los funcionarios consumirán menos y esto se notará en el corto plazo, no hay ninguna evidencia de que se reactive el crédito (sólo es posible con una banca pública) y la pobreza continuará aumentando, lo que provocará menos consumo y, por ende, más destrucción de empleo.

Por otro lado, recortar 200 millones en RENFE y RTVE no esconde otro objetivo que deteriorar estos servicios para que se vuelvan insostenibles y, por lo tanto, sean privatizados. Los tan “españoles” peperos quieren liquidar todo aquello que pertenezca a la sociedad española (como ya hicieron antaño con Telefónica, Iberia, Campsa…) para dárselo a sus amigotes, sean españoles o extranjeros. No olvidemos que privatizar es privar de algo a alguien, aquello que era de todos pasa a ser de unos pocos.

Seguir con la misma lógica y retórica que el PSOE nos conducirá a la catástrofe, que se lo pregunten a griegos, portugueses o irlandeses. Hasta Italia, dirigida por un gurú neoliberal, sigue estando al borde del abismo. La solución está fuera del sistema y existen muchas alternativas de transición hacia un nuevo modelo. Desde la economía del bien común hasta la socialdemocracia 2.0 (he dicho bien, modelos de transición , no la solución milagrosa ni la ruptura definitiva).

Podemos comentar (con algunas pinceladas) algunas medidas de transición, empezaremos con la socialdemocracia 2.0. Acabar con la dualidad en el IRPF sería un buen comienzo, establecer un único impuesto progresivo y con más tramos. Acabar con las SICAVs y luchar contra el fraude fiscal. Bajar el IVA general al 16% y establecer un IVA sobre productos de lujo al 23%, rebajar también el IVA reducido al 6% y el superreducido al 2%. Crear una banca pública y nacionalizar sectores estratégicos. Más transparencia y hacer auditorías públicas para la deuda soberana. Ayudar a la banca ética. Acabar con la ley hipotecaria (dación en pago) y muchas más ayudas para la adquisición de viviendas o alquiler. Jornada laboral de 30 horas, salario mínimo de mil euros y máximo de 8000 euros.   Basarse mucho en las nuevas tecnologías para la burocracia y otras tareas. Prohibir a una empresa tener beneficios o, en todo caso, grabarlos mucho (al 40%). En España podemos recortar en Defensa, Interior y Presidencia. Para que sea posible este modelo es un imperativo la colaboración europea, se debe legislar a nivel europeo.

El otro modelo, a mi modo de ver más plausible y más inteligente, sería el de la economía del bien común. Ésta consiste en establecer baremos de 0 a 1000 puntos en todos los productos y servicios que se encuentran en el mercado. Cuando más alta sea tu puntuación menos impuestos pagarás  (aranceles, IVA etc..). Para poder obtener una puntuación alta debes respetar los derechos humanos, un reparto equitativo de la riqueza creada en la empresa entre los trabajadores y respetar el medio ambiente. La puntuación en el baremo debe de ser visible para los consumidores. A la larga, esto provocaría que aquellas empresas que produzcan productos ecológicos, que respetaron los derechos humanos y repartieron equitativamente las ganancias no pagaran impuestos, por lo tanto sus productos serían más baratos y las personas los comprarían en mayor cantidad. El resto de empresas deberán acabar respetando los tres apartados si quieren ser más competitivas, de esta forma la sociedad en su conjunto ganaría y mejoraría.

Todo esto debe ser coordinado a un nivel internacional y debe venirse acompañado de una regeneración democrática, de un cambio de paradigma en nuestro modelo educativo y de una organización solidaria y libre de los ciudadanos. Parece hasta utópico, ni siquiera hemos hablado de mundos nuevos y maravillosos, ni de revolución…hablamos de modelos de transición y únicamente en el ámbito europeo. De otra forma, será dramático el cambio de sistema, muchas personas se quedarán (ya se están quedando) en el camino.

Feliz 1984

De obligada lectura, 1984 es un ensayo de ciencia ficción distópica escrito por George Orwell en 1948 (de ahí el juego de números 48-84) en el cual se narra la historia de Winston (indirecta a Winston Churchill) en un mundo totalitario al estilo estalinista. En éste, se borra la historia (en constante construcción), se controla la totalidad de la vida de los individuos (The Big Brother),  no hay intimidad, no existe el individuo, hay una represión brutal,  y todo es perfecto (aunque, evidentemente, no lo sea). El ensayo es una denuncia al modelo del socialismo real soviético, necesario en aquellos tiempos. Orwell nunca imaginó que su libro sería visionario del mundo occidental bajo el sistema capitalista. Hoy, en 2011, he visto un anuncio que, para mí, ha sido la gota que ha colmado el vaso:

En 1984 hay 4 ministerios: El Ministerio del Amor (que se ocupa de la tortura y el castigo), el Ministerio de la Verdad (en el cual trabaja Winston, en el que se reescribe la historia), el Ministerio de la Paz (=de la guerra) y el Ministerio de la Abundancia (encargado de la economía). De la misma forma, en la actualidad, Coca-Cola parece ser la multinacional del optimismo, de un mundo mejor es posible, de construir y colaborar con la felicidad de las personas, es altermundialista (cuando en realidad asesina sindicalistas en Colombia, compra el agua de los países pobres para venderla al triple de su precio inicial en los mismos, matando lentamente a sus poblaciones, colabora con las guerras siendo el principal proveedor de bebidas a los soldados etc etc), Telefónica es la empresa democrática, de la democracia directa:

Telefónica despidió a 6000 trabajadores en 2011 aun teniendo récord de beneficios. También tenemos a Renault cómo una empresa ecológica (JA, JA, JA):

Existen un sinfín de ejemplos, empresas rebeldes (hippy-punkis), cajas que son de confianza (y luego quiebran..) etcétera.

Todo esto se culmina con la falta de privacidad que tenemos hoy en día, estamos rodeados de cámaras de “seguridad”, los satélites pueden ver a 1 cm sobre la superficie de la tierra, los correos, facebook y demás redes sociales ya han sido denunciadas en numerosas ocasiones por vulnerar la privacidad de sus usuarios. También se complementa con el control social que ejerce el nuevo pensamiento positivo que preconiza que todo está en la mente, que si te pasa algo malo tienes que levantarte y pensar algo bueno. Los libros El Secreto en EEUU y La buena suerte aquí en España (por cierto, con muchas ventas) defienden la idea de la “atracción”, es decir, que si quieres algo simplemente tienes que atraerlo con tus pensamientos positivos. La demodelora lógica que subyace es que tu estás dónde quieres estar y te mereces todo lo que pasa. Si quieres ser rico tan sólo tienes que pensarlo. Esta nueva “filosofía” se intenta justificar mediante la ciencia, sobre todo de la física cuántica. Dan un toque científico, irrefutable, a su teoría. Todo esto no es nada nuevo, ya ocurría en la URSS estalinista. El pensamiento positivo no es más que una extensión extremista del sueño americano, de la igualdad de oportunidades que se supone existe en el mundo capitalista (es imprescindible que esta idea cale en los ciudadanos, de otra forma no se podría legitimar la desigualdad social).

Es necesario invertir la lógica del pensamiento positivo y que se convierta, en vez de un sistema de control social que merma la capacidad de lucha, en un mecanismo optimista de ruptura sistémica.

“Vivimos en un mundo feliz de 1984 a una temperatura fahrenheit 451.”

Debate abierto sobre nuestro modelo educativo

Os dejo unos vídeos que plasman a la perfección algunos de los problemas que existen en todos nuestros modelos educativos:

Reflexiones interesantes y debate abierto sobre nuestro sistema educativo. Habría que añadir algunos temas como el de la escuela inclusiva, la mitificación y lecturas extremistas de la cultura del esfuerzo (tales como que sin “dolor” no hay un esfuerzo de verdad o que simplemente hay que esforzarse para tener más, ser más..). El neoliberalismo ha creado un modelo poco pedagógico y muy tecnificado, todo parcelado, separado, que deja de lado materias que son igual de importantes que las matemáticas o que los idiomas. Hay una jerarquización elitista que no tiene una base real. Todo es interdependiente, está todo relacionado. No se puede entender la economía sin la política o la sociología, ni a la inversa. Los viejos-nuevos discursos de la derecha tan solo recurren a viejos paradigmas caducos, neoautoritarismo, discriminación, elitismo (que crea endogamia y es un lastre para el progreso de un grupo importante de alumnos..). Tenemos que recuperar la cultura de la pedagogía.

Libertad de prensa..¿Sí? ¿Seguro?

Escribo estas líneas con miedo. Acabo justo de leer la noticia de que Sean Hoare  -el periodista que destapó las escuchas del News of the World- ha sido hallado muerto en su domicilio en vísperas de la comparecencia de Murdoch ante la Cámara de los Comunes británica. Según la policía no es una muerte sospechosa, llámenme paranoico si quieren, pero es raro.

Si un periodista es hallado muerto en un régimen autoritario o totalitario el ingenuo es el que afirma que no es sospechoso de extrañas tramas de asuntos internos, cuando ocurre el mismo fenómeno en este el supuesto mundo libre, pasas a ser un paranoico. El cambio de prisma provoca que en un lado de la línea un objeto sea blanco y en el otro, ese mismo objeto, sea negro.

No es el único periodista hallado muerto, ha habido bastantes casos en Europa de periodistas asesinados, aunque no todos en las mismas circunstancias ni por las mismas razones además de bastantes desaparecidos. Normalmente ya se establecen muchos mecanismos para que los periodistas que pudieran ser más problemáticos no lleguen a molestar, a través de la autocensura del periodista, de la falta de financiación o del no interés en remover ciertos asuntos.

El caso de hoy no parece sospechoso de terrorismo de estado, puede que más bien sea un ajuste de cuentas de la propia corporación de Murdoch. No es un caso parecido al de, por ejemplo, Anna Politkóvskaya, igualmente no podemos descartar posibilidades ya que la policía está implicada en el escándalo al igual que numerosos cargos importantes del gobierno británico. En el decadente y agónico Occidente ya todo parece posible. No podemos olvidar que en Estados Unidos han llegado a asesinar a su propio presidente (Kennedy) así como a su familia, además de los ya conocidos Luther King o Malcom X (aunque, evidentemente, con otras manos ejecutoras y otros fines, muertes que nunca llegaron a esclarecerse del todo). Cuando se tocan temas sensibles y molestos para el establisment entras en la lista negra. Tú puedes ser el siguiente. No deja de crear cierto terror el hecho de no poder difundir libremente tus informaciones o que te amenacen de muerte cada vez que destapas alguna trama. Que se lo pregunten a Assange, diversos tertulianos le amenazaron de muerte tras la filtraciones de los cables del Departamento de Estado americano. Y seguramente no le faltarían ganas de erradicarlo de la faz de la Tierra a muchos miembros del gobierno norteameriano.

No faltarán nunca esos líderes de opinión que así como condenarán la falta de libertad en ciertos países aplaudirán la detención e incluso la ejecución de los que aquí luchan por informar a los ciudadanos. Dirán que son cuestiones de seguridad. Excusas baratas que también utilizan los dictadores.

Este es uno de esos extremos a los que puede llegar el sistema, de todos es sabido que la manipulación mediática es nuestro pan de cada día. Por ello también cada vez se acude más a internet para tener un poco de aire fresco y al menos poder contrastar informaciones.

Este post va dedicado a todos los periodistas que, con sus más y sus menos, se juegan la vida día sí día también para intentar informarnos. Sean del país que sean están sometidos a una terrible presión. Las democracias occidentales están poco a poco quedando en evidencia ante el mundo. Este sistema es una gran estafa, es cierto que no llega a los límites de las dictaduras sanguinarias, pero ello no le resta sus carencias. Comparativamente estaremos mejor, o al menos eso creemos, y es indicio de la necesidad, del imperativo, del cambio radical que tiene que acontecer en todo el mundo. Empezando por nosotros mismos. Tendremos que ir con cautela, estamos avisados. La nueva propaganda del “ciberterrorismo” y demás patrañas que nos intentan vender serán la excusa para cerrar uno de los pocos espacios abiertos que nos quedan, una de las pocas alternativas de las que disponemos: internet.