Aforismo de Nietzsche sobre el Universo y la Naturaleza

Aforismo 109 de La Gaya Ciencia. Complementario a la entrada que escribí criticando el anarco-primitivsmo y a ciertas corrientes ecologistas (click para acceder).

Friedrich_Nietzsche_1

109: ¡Cuidado! Cuidado con creer que el Universo es un ser viviente ¿Hacia dónde se ensancharía? ¿Con qué se alimentaría? ¿Cómo crecería y se reproduciría? Sabemos, más o menos, qué cosa es lo orgánico: y lo indeciblemente derivado, tardío, raro y contingente que comprobamos solamente en la costra de la Tierra ¿lo habríamos de proclamar lo esencial, universal y eterno, como lo hacen los que le llaman al cosmos un organismo? Esto me repugna profundamente.

Cuidado con creer siquiera que el cosmos es un mecanismo; a buen seguro no está construido con vistas a un fin determinado y denominándole “mecanismo” le dispensamos un honor que no merece en absoluto. Cuidado con suponer por principio y en todas partes los movimientos cíclicos propios de las estrellas próximas a la Tierra: una simple ojeada a la Vía Láctea da asidero a la conjetura de que existan allí movimientos mucho más simples y contradictorios, así como astros que recorren órbitas eternamente rectilíneas etc. El orden sidéreo en que estamos integrados es una excepción y este orden y la duración relativamente larga por él determinada han hecho posible, a su vez, la excepción de las excepciones: el desarrollo de lo orgánico. El carácter del Universo en su conjunto, empero, es un eterno caos, no en el sentido de que falte la necesidad, sí en el de que faltan el orden, la estructuración, la forma, la belleza, la sabiduría y como quiera que se le llamen a nuestras vivenvias estéticas.

Juzgando en términos de nuestra razón, las jugadas malogradas son absolutamente la regla, las excepciones no son la meta secreta y todo el mecanismo repite eternamente su aire que nunca ha de ser una melodía y, en última instancia, el mismo término “jugada malograda” es una humanización que comporta censura.

¿Qué nos autoriza a censurar o elogiar el Universo? Cuidado con achacarle crueldad e irracionalidad o atribuirle al contrario de lo uno y de lo otro: no es perfecto, hermoso, noble ni aspira a ninguna de estas cualidades. ¡No tiene en absoluto el propósito de emular al hombre! ¡Se halla totalmente al margen de nuestros juicios estéticos y morales! Desconoce, por otra parte, el instinto de conservación: no tiene instinto alguno. Tampoco sabe de ninguna Ley.

Cuidado con afirmar que hay leyes de la Naturaleza. No hay más que necesidades, nadie manda, nadie obedece, nadie transgrede. Si sabéis que no hay fines, sabéis también que no hay azar pues la palabra “azar” sólo tiene sentido en un mundo de fines.

Cuidado con decir que la muerte es la antítesis de la vida. Lo vivo es tan sólo una modalidad de lo muerto, y una muy rara por cierto. Cuidado con creer que el mundo crea eternamente. No hay substancias eternamente perdurables. ¿Cuándo habremos llegado al término de nuestro cuidado, de nuestra precaución? ¿Cuándo ya no nos oscurecerán todas esas sombras de Dios? ¡Cuando habremos desdivinizado por completo a la Naturaleza! ¡Cuando nos será comenzar a naturalizarnos con la Naturaleza para redescubrirla, re-redimida!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s