Guanyem Barcelona o cómo recuperar nuestras ciudades y barrios

Las ciudades son circuitos de circulación de las mercancías del capital. Cada vez de forma más intensa asistimos a unos configuraciones y distribuciones espaciales únicamente destinadas a que las personas consuman, produzcan y a que las mercancías puedan circular. De esta forma, no es nada extraño que hayamos vivido en los últimos años una despiadada desaparición de los lugares comunes así como de aquellos sitios en los que las circulación se detiene. Pienso por ejemplo en la progresiva desaparición de los bancos (los de verdad, no los cajeros) en nuestras calles. Los distintos ayuntamientos buscan tanto la limitación de la pernoctación en los bancos como la supresión de elementos que permiten que reposes sin que tengas que pagar nada. El ayuntamiento de Londres llegó al extremo, en este sentido, de poner pinchos en aquellos sitios proclives a que un clochard pudiese dormir allí.

índice

Pinchos debajo de los puentes en Londres. Agresión contra las personas para que no puedan ni deternerse ahí ni reunirse ni pernoctar. Cada lugar debe de ser un lugar de paso, de consumo o de producción capitalistas.

Las carreteras y aceras son funcionales. Tienen como objeto que te desplaces para producir en una empresa o para que consumas. En ningún caso permiten que puedas detenerte y perjudicar así los fluidos del capital. Si sales a la calle, tendrás muchísimos comercios a nivel de las aceras para que puedas ir entrando y saliendo de los mismos, para que puedas consumir, para que las mercancías puedan moverse sin parar. Cualquier espacio que detenga este flujo constante debe ser aniquilado.

índice

Reconstrucción de can vies tras la demolición parcial, parada por la respuesta vecinal y ciudadana. Autogestión de los escasos sitios comunes que nos quedan.

Can vies, por ejemplo, era un obstáculo en esta construcción y concepción del urbanismo capitalista. Es un lugar que ya no es de paso o de consumo o de producción capitalistas, sino un lugar común en la que los vecinos y no vecinos pueden pararse a hacer cosas improductivas como escuchar música, ensayar, hablar, debatir o simplemente encontrarse e intercambiar experiencias, afectos, sentimientos, ideas etcétera sin pagar ni un sólo euro. El capital se detiene en este punto, no puede circular. Las personas de Can vies ni siquiera pagan un alquiler para una persona privada o un impuesto al ayuntamiento de Barcelona. Lugar pues de estancamiento capitalista (aunque se podría analizar la producción de valor inmaterial que se llevaba a cabo allí y que luego sería expropiado por otros métodos en otras zonas y contextos de la misma ciudad).

Nuestras ciudades y metrópolis han sustituido a la fábrica como lugar hegemónico y principal de la creación del valor. Parece pues normal que los distintos planes urbanísticos se hayan hecho únicamente en vistas a la producción biopolítica. Barcelona hace tiempo que dejó de ser aquella bohemia ciudad en la que artistas y vecinos normales hacían su vida cotidiana en las calles y parques para convertirse en una marca de consumo turístico y de encuentros internacionales entre compañías que producen mercancías de alto valor añadido (pienso en el Barcelona mobile world congress). Esto ha provocado, en parte, la gentrificación de nuestros barrios. Tanto en Gràcia como en el Raval, la llegada de una nueva burguesía en busca de elementos originales y característicos ha ido aumentando progresivamente los precios de las viviendas, expulsando a los vecinos de esos barrios y, por ende, a la desnaturalización de los mismos.

Sobre la masificación del turismo os recomiendo fuertemente el visionado de este documental: Bye Bye Barcelona, pocas cosas a añadir:
http://youtu.be/mSAPqGijeiY

Tampoco podemos obviar las redes clientelares que establecían los ayuntamientos con las distintas empresas constructoras y hosteleras. Cuando lo público está al servicio del interés privado asistimos a la subsunción material de todo aquello aquello que podría estar en los márgenes o en los afueras de los procesos de producción capitalistas.

Escribían Deleuze y Guattari en Mil Mesetas que: “La ciudad es el correlato de la ruta. Sólo existe en función de una circulación y de circuitos, es un punto extraordinario en los circuitos que la crean o que ella crea. Se define por entradas y salidas, es necesario que algo entre y salga de ella. Impone una frecuencia. Opera una polarización de la materia, inerte, viviente o humana, hace el filum, los flujos pasen aquí o allá, en líneas horizontales. Es una red puesto que está fundamentalmente en relación con otras ciudades. Representa un umbral de desterrioritalización. El máximo de desterritorialización aparece en la tendencia de las ciudades comerciales y marítimas a separarse de las regiones interiores, del campo (Atenas, Cartago, Venecia)”.

Oponían la ciudad al Estado, que funciona por estratificación, , es decir, a una estratificación que forma un conjunto vertical y jerarquizado que atraviesa en profundidad las líneas horizontales de la ciudad. Así pues, sólo retiene tales y tales elementos cortando sus relaciones con otros elementos que han devenido externos, inhibiendo, frenando o controlando esas relaciones, si el Estado tiene un circuito ese es un circuito interno que depende fundamentalmente de la resonancia, zona de recurrencia que se aísla del resto de la red sin perjuicio de controlar aún más estrictamente las relaciones con ese resto.

Sin embargo, lo que hemos vivido los últimos años es una estatalización y estratificación de la ciudad que vino unido a la intensificación capitalista. Una propiedad pública y una propiedad privada que han convenido y convergido para robarnos toda la riqueza y todos los espacios comunes. Incluso la Plaça de Catalunya fue privatizada y sigue privatizada en Navidad. Hay que pagar. Sólo tenemos flujos y circuitos de circulación del capital y de las mercancías (incluyo a los trabajadores como mercancías). Tampoco hay separación con los campos como nos describían Deleuze y Guattari, hay conquista completa del campo por parte de la ciudad y del Estado, no hay esos ilusorios puntos exteriores a los que agarrarse.

Las ciudades y sobre todo Barcelona han frenado, inhibido y estratificado sus espacios para crear un circuito interno coherente, completo y cerrado de circulación de las mercancías y de los flujos capitalistas.

La cuestión es recuperar todos los espacios comunes, devolver y recuperar nuestra ciudad y nuestros barrios para nosotros y los viajeros. Volver a horizontalizar las líneas que atraviesan la ciudad. Des-mercantilizar la ciudad, dejar de hacerla un mero producto de consumo visual y estético. Que deje de ser un lugar para consumo a corto plazo del turisteo ocasional.

Acte-Guanyem-Barcelona-EDU-BAYER_EDIIMA20140627_0023_5

Acto de presentación de Guanyem Barcelona

Guanyem Barcelona es la propuesta ciudadana y de las clases trabajadoras. La propuesta que desde abajo quiere ser lugar de confluencia para ganar y recuperar una ciudad que nos han robado. La propuesta que hace tabla rasa y supone una ofensiva institucional complementaria de los movimientos sociales y políticos.

Entre todas y todos no sólo Podemos sino que también ganaremos.

Anuncios

Un pensamiento en “Guanyem Barcelona o cómo recuperar nuestras ciudades y barrios

  1. Me he sentido bastante identificado con los vecinos que se quejan en el vídeo, hace años dejé la ciudad donde había nacido por haberse convertido en una aberración masificada para turistas, una ciudad de camareros, muerta y extraña. La calle de mi infancia pasó de tener 25 comercios a 3 hoteles y casi treinta bares.
    Los ayuntamientos se adueñan de los barrios, las calles… de toda la ciudad y deciden quien puede vivir, quien puede dormir… Incluso modificando el tráfico o permitiendo/prohibiendo determinadas actividades, llegan a arruinar barrios enteros, para después remodelarlos a su conveniencia.
    Esto también sucedió cuando cortaron el tráfico por una de las arterias principales, por obras, ¡durante cinco años! Todos los comercios se han arruinado y han tenido que cerrar. Gracias a esto han abierto 4 mega-centros comerciales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s