¿Cuál es la diferencia entre el liberalismo y el neoliberalismo?

Muchas veces nos hemos preguntado si realmente existe una diferencia entre el liberalismo clásico y el neoliberalismo. La mayoría de neoliberales -como Xavier Sala i Martín- no quieren verse reflejados en este concepto y rechazan que les llamemos neoliberales. Pero, mal que les pese, son neoliberales. La mayoría de los que se autodenominan liberales hoy en día son en realidad neoliberales ¿En qué consiste pues la diferencia? (no entraré en tecnicismos económicos, que también existen, me centro en lo político)

adam_smithEl liberalismo político aparece en el siglo XVIII, aunque no existirá como tal hasta 1812 (la Constitución de Cádiz es la primera en hablar y en introducir el concepto de “liberalismo” en la historia del pensamiento humano, hablar de que un autor es liberal antes de esa fecha no deja de ser anacrónico). Su principal lucha fue contra el despotismo, contra el absolutismo y contra la monarquía. Promovió siempre las libertades civiles y económicas y fundamenta el Estado de Derecho. Para los liberales, desde Locke hasta Bentham pasando por Montesquieu o Madison (con todas sus diferencias y matices, no está claro ni que Locke sea considerado liberal por ciertos pensadores) lo que prima es una separación entre el Estado y la economía, separación en la cual, basándose en las teorías de Adam Smith, el Estado debía garantizar el desarrollo y expansión del libre mercado. Hay una intervención, una regulación, que el mismo Adam Smith argumentaba como necesaria para la existencia del mercado libre y para corregir algunas dinámicas internas de éste, que son nocivas e inherentes, como la formación de monopolios, las externalidades, la información desigual entre consumidores y productores etcétera.

En otro orden de ideas, los fisiócratas (los primeros defensores del Laissez faire) aseguraban que el libre mercado era una cosa natural y, por ello, defendían una mínima intervención del Estado sobre la economía (para que se realizara el gobierno de la naturaleza). Fueron los primeros en desposeer al soberano de su soberanía. No sólo sería éticamente cuestionable que el soberano se metiera en los asuntos económicos, sino que además es ineficaz para ello. El “soberano” no puede gobernar en la economía, pues ésta es siempre cambiante y la información de los productores y consumidores es imposible que sea gestionada por una persona o entidad como el Estado. Primera gran humillación pues para la retórica y lógica soberanas.

El liberalismo clásico entiende que el mercado es preexistente al Estado y éste último simplemente debe garantizar que toda intervención -posterior- se digne garantizar las posibilidades del mismo y corregir varios de sus efectos negativos. Además, existen como esferas separas: por un lado está el Estado, que garantiza los derechos y promueve las libertades civiles. Por otro lado, está la economía, autónoma a éste y que no puede ser gobernada. Toda la la teoría contractualista y demás se enmarca en esta tradición filosófica. El Estado es entonces visto como una entidad de gobernanza sobre las poblaciones. Se desplaza al soberano de su soberanía económica para que se dedique a gobernar las poblaciones (de aquí la génesis de la biopolítica, como ya he ido comentando en dos posts anteriores) y regular algunos de los efectos negativos e inherentes del mercado que menguarían la productividad del mismo.

La teoría liberal clásica -y la de algunos economistas fundamentalistas de hoy en día- es profundamente teológica. Piensan el mercado como una entidad divina, trascendente y como realidad viva que existe independientemente de la institucionalidad y sociedad humana. Muchas personas tienen, instintivamente, la idea de que si no hubiera Estado o no existiera el Derecho, el libre mercado, él sí, seguiría existiendo. Esta idea es la que enlaza directamente con los fisiócratas.

Foucault, en su curso titulado Nacimiento de la biopolítica,_visd_0001JPG04CXD buscó las raíces del nuevo orden neoliberal en los ordoliberales alemanes. Como no quiero extenderme mucho, podéis consultar directamente ese curso (sobre todo las lecciones de finales de enero y principios de febrero) para encontrar todas las teorizaciones que los ordoliberales hacen en relación a la economía y a la política. El gran cambio que se produce es que los nuevos teóricos económicos realizan un desplazamiento de más de la soberanía. Si antes, los liberales, “lucharon” para que el soberano no pudiera serlo en los asuntos económicos, los neoliberales van a propugnar que la soberanía reside en la economía. De esta forma, si los liberales defienden una separación nítida entre las esferas económica y política, los neoliberales tumban y derriban dicha separación para que la política sea realizada en la propia economía. El libre mercado se convertirá pues en el objetivo y fin mismo de la política.

El libre mercado se debe así convertir en el soberano absoluto, en el que decide todo y en el cual toda la máquina social debe ser incluida y comprendida. Todo se resuelve en sus mecanismos y todo debe ser resuelto a través de esos mismos mecanismos. Es el totalitarismo del pensamiento capitalista. El proyecto político es entonces de hacer de la sociedad y su gobierno una sociedad empresarial. El neoliberalismo irá extendiendo a todo lo que no es propiamente del campo económico los procesos y técnicas economicistas. Hay diferentes escuelas, el neoliberalismo americano, como bien describe Foucault, se distingue esencialmente del europeo por sus trabajos sobre el capital humano (crítica al análisis clásico del  trabajo humano en base al factor tiempo) y la extensión del análisis económico hacia campos no económicos como ya he señalado.

Los neoliberales introducirán los principios del Estado de Derecho en el orden económico. Foucault insiste en la problemática neoliberal de que cómo la libertad económica puede a la vez fundar y limitar al Estado. De ahí se deducirán las nuevas formas de gobernanza e intervención. Se debe generar y crear el mercado y la sociedad de mercado. Hay una ruptura en este punto clave para comprender el pasaje del liberalismo al neoliberalismo (que, evidentemente, están muy ligados entre sí). Los neoliberales pueden aceptar que los mecanismos del libre mercado no sean ni naturales ni preexistentes al Estado y defienden la actuación positiva de éste para generar el libre mercado, para volverlo posible y para que pueda así jugar su rol regulador y constituir el principio de racionalidad política. Hay que gobernar e intervenir para crear las condiciones del libre mercado NUNCA PARA CORREGIR SUS EFECTOS (que sería la lógica socialdemócrata, keynesiana, neokeynesiana, de los Estados del Bienestar). la proxima guerra gobiernos tecnocratas en europa

Que no nos extrañe ni nos sorprenda entonces que algunos neoliberales entren en el delirante “la democracia se realiza en el libre mercado, donde cada cual escoge y produce lo que quiere”.  Cuando solo gobernamos para producir las condiciones en las cuales el libre mercado se puede realizar (y su extensiva lógica totalizante, en dónde todos nos vemos comprendidos en una maquinaria insaciable y uniformizadora, todos somos Homo economicus, hasta los genes son egoístas y racionales- consultar aquí el abyecto ensayo el gen egoísta.), se excluye toda alternativa. ¿Qué es sino todo el sistema de la UE, una tecnocracia destinada únicamente a gobernar para los mercados, para que luego todo se realice en el interior de su lógica? El sistema de la UE y las medidas que se han ido tomando para “salir” de la crisis capitalista tienen como único fin el volver a crear las condiciones del libre mercado. Por esta razón, no sorprende que se hayan salvado bancos en vez de personas o que se hayan socializado pérdidas y privatizado ganancias. Se ha producido una nueva acumulación primitiva y se gobierna y se implementan medidas para que el mercado pueda volver a funcionar como antes.

La trampa de los clásicos es así sorteada. Muchas personas siguen creyendo que existe una realidad propia del libre mercado. Esto es absolutmante utópico, ilusorio y teológico, El libre-mercado únicamente existe porque hay un marco legal y estatal que le da cabida y posibilidad de existencia. Esto quiere decir,que no habría libre mercado, por ejemplo, sin la institucionalización y defensa de la propiedad privada por parte del Estado y todo su sistema jurídico asociado. Para que hayan mercados, el Estado debe regular, tanto las reglas como las fronteras de la actividad económica. Dichas reglas pueden ser más permisivas o menos permisivas para el gran capital, pero en ningún caso se ha des-regularizado. Al contrario, la proliferación de nuevas normativas y tratados internacionales acentúan y siguen delimitando la institucionalidad en la cual se mueve el libre mercado y las sucesivas acumulaciones capitalistas.

Anuncios

8 pensamientos en “¿Cuál es la diferencia entre el liberalismo y el neoliberalismo?

  1. Hola amigo, buena columna, quería dejar mi opinión desde un punto de vista liberal clásico.
    EL término neoliberal es muy confuso hay muchas definiciones y contaminación del término, es por ello que NO hay personas que se denominen neoliberales, siempre son otras personas que señalan a otras con ese término. Tampoco encontrarás escuelas de economía o lineas de pensamiento “neoliberales”. Pero según algunas fuentes la comparación que haces es bastante buena, no así el ultimo párrafo o conclusión. (A mi parecer)

    Algunos comentarios:
    El sistema de la UE y la introducción al euro no sigue ninguna tendencia liberal (cualquiera que sea, incluida la “neoliberal”). Todas estas disciplinas creen en distintas tipos de monedas como dinero, con tal de que si tu moneda actual se desvaloriza, simplemente te cambias a otras. No así en la actualidad, en donde Alemania y otros países han tenido que compensar las malas políticas económicas de Grecia, España y otros.

    Por que separas el término “mercado” de las “personas común y corrientes”, esta separación es común encontrarla. Cuando los liberales decimos que hay que “abrir el mercado” eso abarca desde las personas obreras de mas bajos recursos o en situación de pobreza, hasta los empresarios. Siempre sí, con el objetivo de ayudar a las personas con malos empleos a encontrar mejores y a los pobres a superar la pobreza. (los empresarios están bien, para que preocuparnos por ellos)

    A que te refieres con “Se excluye toda alternativa”. En el libre mercado tu puedes ser desde un empresario con sed de lucro, un empresario que da todas sus ganancias en caridad, hasta un músico que trabaja en las plazas, ser independiente, hipsters, hippie, lo que tu quieras con tal de no perjudicar a terceros, ni obligar a nada a nadie.

    “Hay que gobernar e intervenir para crear las condiciones del libre mercado”. El libre mercado se genera de manera espontánea. Según varios liberales (excepto los anarcocapitalistas) el estado debe mejorar las condiciones para que todos se beneficien del libre mercado, como bien mencionaste en el segundo párrafo, especialmente para las personas como menos acceso a información, condiciones menos favorables. y velar por nuestra integridad.

    Ninguna corriente liberal (excepto la monetarista) esta a favor de salvar a los bancos. En el capitalismo puro, el que se va a quiebra simplemente quiebra. No se puede llamar a una empresa “privada” si esta no arriesga su propio capital y asume sus riesgos.

    ¿A cuál crisis capitalista te refieres? ¿A la recesión del 2008?

    “privatizar las ganancias” eso si te lo aplaude cualquier liberal, si es que entendemos lo mismo claro.
    “socializado perdidas”, salvar a los bancos es una clara muestra de ello, ya que para hacerlo el banco central imprime mas dinero y se la presta a los bancos privados, el dinero impreso generalmente es virtual (sin valor), esto produce inflación, lo cuál pagamos todos, siendo los mas pobres los mas desfavorecidos. Por eso estas practicas son mal vistas por los liberales.

    Saludos amigo

    • Como respuesta, te pondría otra entrada que hice en este blog que es el de los fundamentalistas de mercado, a los que pareces adherirte.

      La separación de mercado y personas comunes y corrientes es esencial. El mercado es una axiomática, es un marco, una forma de aproximarse y de enfrentarse a nuestras realidades cotidianas. El objetivo del neoliberalismo fue, precisamente, el crear, generar sociedades de mercado (que la sociedad en su totalidad se inscriba en la lógica del mercado, de productores/consumidores, oferta/demanda y mercantilización de absolutamente todo). No olvides nunca que el mercado es una forma político-económica entre otras, un error común de los fundamentalistas es el hacer pensamientos ahistóricos, es decir, pensar que todo lo anterior y posterior a lo actual fue lo que tú quieres que sea (capitalista o liberal). La mercancía y el trabajo asalariado son elementos constitutivos d enuestro mundo específico actual.

      Esto está relacionado con el hecho de pensar -como los fisiócratas- que el libre mercado existe de manera natural o se genera de manera espontánea. El libre mercado no puede existir sin el Estado, el Estado moderno que nace en el siglo XVI nace de la mano de la aparición de los primeros elementos que más tarde formalizarán el capitalismo y que formarán el libre mercado contemporáneo, y que sin ese estado nunca se hubiesen creado. No es de extrañar, ene ste sentido, que el llamado bloque del este haya sido un ejemplo tanto en la teoría del estado como en la teoría capitalista: hicieron en el espacio de 70 años lo que el resto de Estados del mundo hicieron en 300 años (el pasaje de una producción pre-capitalista a unas sociedades completamente capitalistas).

      Por último, la teoría pura puede oponerse a salvar a los bancos, pero el neoliberalismo no. A nivel político, es esencial el crear un único y nuevo mercado tras la fallida del mismo.

  2. Este artículo es digno de un anarco-capitalista, joven, inmaduro y sin estudios serios. Visita la Venezuela chavista y vete a tomar por el…

  3. Creo que hay una serie de contradicciones severas en este post. Por un lado se dice que la UE favorece a los mercados al rescatar a los bancos, socializando pérdidas y privatizando ganancias….creo que más bien los que se benefician de ese juego son la banca y el Estado, mientras que perdemos todos los demás que tenemos que pagar dicho rescate. A la vez se dice, sin embargo, que la regulación es cada vez más dura para controlar al mercado. ¿En qué quedamos? Por cierto…que exista un monopolio como el BCE o la Fed es libre mercado? Que exista una PAC que se come el 49% del presupuesto de la UE para subvencionar un producto comunitario frente a otros productos más baratos de países en desarrollo es libre mercado? No confundamos la realidad, por favor. Creo que el autor de este es una persona muy inteligente como para hacer creer que el libre mercado es percibido como algo teológico. Los liberales sabemos que en la coordinación social existe el acierto y el error. Hayek ya describió la importancia de los procedimiento de prueba y error para el surgimiento de ciertas instituciones frente a otras. Y por cierto, el Homo Economicus no tiene cabida en gran parte de la tradición liberal, especialmente la austriaca, precisamente por el problema de información que se señala en la primera parte del post. Si se está admitiendo que los liberales pensamos que la naturaleza de la información (táctica, subjetiva y dispersa) es tal que ningún órgano es capaz de controlarla, no se puede decir a la vez que consagramos al homo economicus. Esta figura queda relegada a la economía neoclásica, no al liberalismo clásico. Ahora el autor puede, como veo que suele hacer, decir que soy un fundamentalista del mercado, un ataque inicial que reduce el debate intelectual al mero “y tú más”. Sólo espero que tenga en cuenta estas apreciaciones.

    • Creo que partes de un error teórico fundamental: oponer de manera virtual una teoría apologética del capitalismo al capitalismo histórico realmente existente. Es decir, presuponer que hay algo así como un Estado que se opone a un mercado o unas teorías que defenderían la regulación frente a otras que dejarían a las fuerzas del mercado campar a sus anchas es tener un punto de partida ahistórico y apolítico. Todo mercado está constituido por instituciones, por todo un edificio jurídico y legal que permite su existencia mediante la regulación, los mercados no existen fuera de los dispositivos estatales (que es el error en el que caéis los anarcocapitalistas o los neoliberales, que no dejáis de ser fisiócratas sofisticados, de lo que se deriva una nueva teología, pensar que el mercado existe independientemente del Estado está fuera de toda evidencia histórica y empírica, es caer en una abstracción idealista que no tiene ninguna concreción material).

      “La regulación es cada vez más dura para controlar al mercado”, en esta frase queda resumida esta falaz concepción del capitalismo, de los mercados y del Estado en la cual el mercado es algo así como una fuerza “desatada” un nuevo odín, un zeus, al cual se le amarraría desde el Estado, cual monstruo enjaulado.

      Hay vida más allá de los modelos matemáticos abstractos, de esa teoría del equilibrio general (que arrow-debreu ya demostraron que no se sostenían por ningún lado). Hay que empezar a estudiar al capitalismo y a los mercados en su realidad material e histórica, hay que escapar a la teología y a las teorías apologéticas (es decir, friedman, hayek, von misses no son exactamente teóricos, son intelectuales y economistas que buscaron fundamentar y justificar un orden social determinado, su fin no era explicar el capitalismo sino hacer una apología del mismo, buscar el mejor camino para justificarlo y legitimarlo).

      • Gracias Alejandro, la frase de que la regulación es cada vez mas dura para controlar al mercado no es mia, la saqué precisamente a colación por la aparente contradicción que se lee en tu post, donde por un lado hablas de que el capitalismo salvaje azota el mundo y a la vez sostienes que la regulación es cada vez mas dura para controlarla. Te puse dos ejemplos que me alegro de que no rebatas, el del comercio y el del sistema financiero, claros testimonios de cómo lo que se achaca a un fallo de mercado es en realidad un fallo institucional. No niego la regulación, es un tópico demasiado manido ese de que los liberales ( si, liberales a secas, absténgase de etiquetas o aditivos “neo”, “anarco” etc) queremos desregular. Lo que queremos es una buena regulación, una regulación que proteja la propiedad privada y respete las voluntades de los hombres. No creo en la falacia de que tenga que llegar un Estado a resolver el conflicto que Hobbes calificaba como natural con su ” el hombre es un lobo para el hombre”. Porque el Estado no está formado por dioses o bestias, sino por otros hombres con sus intereses particulares, claro está. El mercado por supuesto que ha de enmarcarse en un ordenamiento jurídico, lo contrario es la selva. Otra cosa es el debate de si el derecho es derecho porque emana del Estsdo o no. Y por cierto, pocos liberales se basan en modelos matemáticos de equilibrio. Hace muchas décadas que los economistas austriacos trataron el problema de la información, no matrmatizable en modo alguno. Creo más bien que fueron los economistas socialistas como Oskar Lange o recientemente Samuelson quienes creían que el único reto para el éxito de la economía planificada era encontrar un sistema de ecuaciones que albergase todas las expectativas, deseos e intereses de los consumidores y plasmarlo en precios, así como dar con la tecnología que pudiese procesar todo ese big data. Pero me alegra, a la vista de tu crítica a los modelos de equilibrio, que no creas en ese absurdo. Porque los liberales hace tiempo que superamos la economía neoclásica del XIX, mientras que otros se dedican a mantener sus errores métodologicos para justificar el socialismo mientras nos siguen llamando “neo” liberales, en un intento patético de reducir el debate a unas etiquetas pedantes pero vacías de contenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s