Opinión Pública y Opinión Publicada

Imagen

El pasado lunes 15 de abril, salió a la luz una encuesta realizada por obSERvatorio para la cadena Ser en la cual se afirmaba que un 59% de los españoles aprueba los escraches. Una vez más, podemos vislumbrar la tremenda brecha abierta hace ya 5 años entre lo que la multitud, los ciudadanos, los trabajadores de abajo opinan y creen y lo que opinan y creen los voceros del establishment.

Es prácticamente imposible hacer un recuento de la cantidad de artículos de opinión publicados en los mass media en contra de los escraches pero han sido una constante en las últimas semanas. Lo mismo sucede con las tertulias de televisión. Ha habido, al mismo tiempo,  una unánime condena por parte de los políticos (incluso Cayo Lara los ha criticado..). Todo ello es ilustrativo de la enorme distancia que se ha generado entre el mundo institucional, el de la burbuja política y la calle. Está claro que la derecha más rancia de este país –que no tuvo problemas en hacer escraches en hospitales o contra miembros de batasuna- intenta criminalizar de todas las formas posibles esta campaña de la PAH. Al fin y al cabo, es la contienda política de siempre, son los directamente señalados por los mismos (aunque no los únicos). Lo que es, sin embargo, chocante es la condena a esta campaña por parte de la izquierda. Sobre todo por esa izquierda biempensante, de salón, que dice que sí a las finalidades perseguidas por la campaña y apoya las reivindicaciones de la PAH pero no es capaz de asumir y de llegar hasta el final de su propio discurso. No nos vale eso de “el fin está bien pero los medios son equivocados”. El afirmar esta barbaridad es demostrar la desconexión total y absoluta de esas personas en relación a la calle. El Régimen no tiene contemplaciones a la hora de hacer escraches ultraviolentos contra las personas desahuciadas. Agentes uniformados y armados hasta los dientes destrozan a golpe de maza las puertas de las viviendas de las personas que van a ser echadas de sus casas. No nos venga con que “los medios son malos”, los medios son adecuados e incluso me atrevería a decir que son excesivamente pacíficos.

Imagen

Esto sí es violento y antidemocrático

 

Otra reflexión que se puede sacar de esa encuesta es que debemos empezar a  pasar olímpicamente de lo que los medios de comunicación dicen y nos quieren hacer creer. Al haber tantos tertulianos, líderes de opinión, periodistas y políticos que se oponen a los escraches da la impresión de que socialmente están siendo condenados. No obstante,  eso no se corresponde para nada con el sentir general de la población. La opinión pública nada tiene que ver con la opinión publicada en los diferentes medios puestos al abasto del establishment. Se está intentando construir una hegemonía ideológica (que en muchos aspectos, ha sido efectiva) desde arriba. Las opiniones expresadas en la prensa son las de una minoría, una minoría que no tiene ni idea ni puede imaginarse lo que son los desahucios (ya que son personas con buenos sueldos, bien posicionados, sin ningún tipo de peligro).

Debemos empezar a constituir y construir nuestras propias instituciones autónomas, seguir realizando muestras de empoderamiento, generando sinergias con todos los sectores sociales golpeados por la crisis económica (prácticamente todos). Y a la prensa y voceros del Régimen decirles que no tienen nada de democráticos, que sabemos bien que no apuestan por la diversidad ideológica, que intentan imponernos su particular visión del mundo y de las cosas desde arriba. Que sabemos que no tienen voluntad de diálogo, que sabemos y conocemos bien sus intenciones.

Anuncios

Un pensamiento en “Opinión Pública y Opinión Publicada

  1. Hombre de dios, es que no es lo mismo que las fuerzas de seguridad del estado, (democrático y de todos los españoles (por la gracia de Dios)), en estricto cumplimiento de su deber, desalojen cariñosamente a una familia (rojos en su mayoría) que pretende vivir a costa de la caridad de un banco indefinidamente, que el que unos perroflautas, maleantes (rojos en su mayoría) acosen a los indefensos funcionarios públicos en sus propias viviendas, mientras intentan recuperarse de sus extenuantes jornadas laborales en pro del bien del país, de los ciudadanos y de las tiernas florecillas que pueblan las praderas.

    mmmmm, por cierto, creo que insinúas que los medios informativos ¡Españoles! pretenden ejercer alguna influencia sobre nuestro pensamiento; Absurdo.

    PD: Pues eso. :p (y perdón por la tontería pero es poco más o menos lo que escuchaba en una conversación callejera)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s