Los “informers”, una enajenación más de las relaciones personales

El post no pretende trascendentalizar al “informer” en sí, éste es únicamente el reflejo de algo más profundo. El hecho de que haya aparecido significa que algunos necesitan o quieren recurrir a este tipo de herramientas para sus interacciones sociales, manifestando de esta forma un problema que va mucho más allá del mero informer.

Un nuevo fenómeno se está propagando de forma viral a través de las redes sociales: los “informers“. Parece ser que el origen de los mismos se encuentra en la serie Gossip Girl y nos hemos limitado a recrearlos. A día de hoy, casi todas las universidades y numerosos pueblos ya cuentan con su propio “informer”. Miles de usuarios de las redes sociales participan activamente en los mismos. Puede parecer una tontería y anecdótico pero es sintomático de las relaciones sociales que se están estableciendo y construyendo en la era postfordista. Es una enajenación de las relaciones personales en estado puro (parecemos mercancías) y responde a ciertos problemas que no han dejado de agrandarse con la sociedad del consumo, del espectáculo y de la imagen. Todo ello envuelto en el marco de un capitalismo galopante.

Muchos pueden pensar, de forma acertada, que las personas utilizan esta nueva herramienta para pasar un buen rato entre amigos y echarse unas risas. No obstante, otro gran grupo utiliza de forma deliberada a la misma para hacer realidad sus fantasías sexuales o, todavía peor, para encontrar pareja. Un tercer grupo busca simplemente alimentar su insaciable ego para dar rienda suelta a su narcisismo (buscándose en los comentarios anónimos, es ilustrativo que en el portal web ya se ponga “estaran parlant de vosaltres?”). Es evidente que todo esto favorece la superficialidad y antepone el físico a la personalidad, no me interesa tanto este análisis. Lo que verdaderamente me sorprende y me choca es el mundo solipsista y virtual que estamos creando entre todos, en dónde además nos asemejamos más a mercancías andantes que no a seres humanos.

Para empezar, no es cierto del todo que esto pueda ayudar a los jóvenes a encontrar pareja. Esconderse en el anonimato para evadir el encuentro real, físico, con el otro por miedos y tabúes generados por la propia sociedad es en sí mismo un acto terrorífico que anula el propio fluir y sentir de la vida. De hecho, nos encerramos en nosotros mismos reprimiendo nuestros deseos para luego proyectarlos en el mundo virtual. De esta forma, intentamos satisfacer esa pulsión vital con una insatisfactoria artimaña sustitutiva de la vida real. En nuestro mundo, que cada vez tiende más hacia el control, la dominación, la gestión y la domesticación de los individuos, el informer (como símbolo, aunque sea momentáneo) opera como una canalización y gestión de más de nuestros deseos y de nuestra vida.

El otro aspecto preocupante, y que ya he mencionado, es el de trasladar la lógica del libre mercado al de las personas. El informer simplemente acentúa un epifenómeno que ya encontramos en nuestro día a día y lo vuelve más evidente (las webs de citas sería otro ejemplo). Parece que hay una oferta y demanda de productos (humanos) para el sexo y el amor, en el que, para más inri, prevalece el aspecto físico.

Por suerte, la proliferación de estos grupos llamados originariamente al cotilleo (al “radiopatio”) no han acometido completamente esa tarea. El estallido hormonal de los jóvenes ha podido neutralizar lo que hubiera sido algo inadmisible; destruir completamente la frontera de la vida privada. Intensificar el control social hasta límites insospechados.

En este breve artículo no quiero ir más allá. No hay que darle mucha más importancia, probablemente en unos días nadie se acordará y es una tontería (sin ningunear la de decenas de miles de fans que tiene). Pero es la tendencia actual y ha sido muy explícito (perdonad la exageración), es una extensión más de los ya muy comunes portales de citas (estos se mantienen en el tiempo, no es algo esporádico).  Hay demasiados problemas (la cleptocracia como Régimen institucionalizado está exultante) y, entre ellos, la subida de un 66% de tasas en la universidad pública (catalana). La privatización de la misma es ya algo imparable. El movimiento estudiantil parece empezar a cobrar mucha fuerza, tanta que hasta para manifestarse en su vida personal debe recurrir al intermediario virtual.

Anuncios

6 pensamientos en “Los “informers”, una enajenación más de las relaciones personales

  1. Basta ya de sobrevalorar e intentar copiar el rollo USA! Muy harto de esta macrogloblización, que a veces parece obligada, de la sociedad “yankee” de incultos y superficiales!

  2. Comparto tu opinión; este tipo de grupos son tan solo el siguiente paso en el curso que la interacción humana a través de la red parece seguir. Es posible que este fenómeno de los informers caiga en el olvido en poco tiempo, pero sin embargo le veo un potencial terrible en cuanto a su capacidad para el “e-bulling”, además de los demás atractivos que mencionas, que pueden hacerlo permanecer a flote entre el bombardeo constante de novedades dirigidas a apelar a los yonkis de estímulos en que las redes sociales (y nuestro modo de vida en general) nos han convertido. Hasta ahora no había existido una tan dorada oportunidad para
    la humillación pública y completamente anónima de sujetos con nombres y apellidos. Las vísceras venden y creo que eso será lo que hará a la gente subscribirse a estos grupos más incluso que su ego. Trapos sucios.
    Siento la parrafada y espero echar un ojo a tus demás artículos en el futuro.

  3. No conocía esta nueva chorrada: suma y sigue, nuevos experimentos sociales para el control de masas, pero que se puede esperar de un rebaño si no que lo pastoreen hasta el día de llevarlos al matadero.

  4. comparto tus ideas, pero no sobre el tema de las webs de citas. con coherencia, he conocido a varias personas interesantes a traves de esas redes, he podido seleccionar personas que creía que tenian cosas en común conmigo y por ahora no me he equivocado. Creo que son cosas diferentes, y no tengo problemas en “ligar” en persona, es sólo otra herramienta…Los informers son algo muy diferente.

    • la crítica a las webs de citas yo la extendería más, entiendo la posición de la persona ocupada y/o tímida que no dispone ni de tiempo ni de la desenvoltura de otras personas, pero aún en ese caso me parece una situación preocupante, muy digitalizada, muy poco vital, demasiado racional..y entiendo tu experiencia, no dudo de que las personas que hay ahí sean después reales y maravillosas..pero hay algo que me cojea mucho, para empezar lo de seleccionar vía preferencias (sin el goce de descubrimiento personal, físico, de la vida real, hacemos como una máquina que preselecciona además de utilizar el soporte de una herramienta fría y calculadora como lo es un ordenador)..dirigiéndonos de esta forma a ese mundo virtual de libre mercado en el que las personas somos mercancías con perfiles determinados y hay un equilibrio entre oferta y demanda de las mismas..me parece una enajenación, ahora bien que las personas hagan lo que quieran. También está el problema de perder los espacios de encuentro en comundiad, así como el dejar que la vida fluya entre nosotros y encontrarnos y vernos las caras,interactuar como seres humanos y no como máquinas…existen locales de citas express (a las cuáles también dirigiría alguna crítica aunque no tan frontal ni radical) que pueden ser preferibles..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s