“Rescatados”, intervenidos

Hoy se ha hecho público, por fin hemos entrado en el selecto club de países “rescatados”, intervenidos.  Grecia, Irlanda, Portugal y ahora España. Se ha intentado edulcorar la nefasta noticia aduciendo que se trata de un rescate “financiero” (y no de país), aunque sea el mismo caso que el irlandés (también se ocultó la intervención al país a través del sector financiero). 100 000 millones para una banca incompetente y estafadora (casos clamorosos de CaixaBank y Bankia), el 10% de nuestro PIB.  El dinero no es gratis –en nuestro caso es Europa la que prestará 100 000 millones al Estado y éste deberá inyectarlos a través del FROB en las distintas entidades bancarias, seremos el aval de la banca–  y el Eurogrupo exigirá medidas específicas para aseguarse la devolución del mismo. Es simplemente escandoloso que tengamos que salvar a un sector que se ha estado lucrando a base de especulación (de cualquier tipo aunque sobre todo immobiliaria) y que nunca pensó en el ciudadano medio ni en sus propios clientes cuando la cosa le iba bien, un sector que se ha encargado de dilapidar al estado del bienestar y que ha atacado constantemente al pueblo y ahora exige que le saquemos del atolladero. Cuando deshaucian familias se escudan en “es lo que hay, te pasa por estirar más el brazo que la manga” o en las reglas del libre mercado capitalista. Cuando la cosa va mal tienen que ir a mendigar a papaíto Estado sin ningún tipo de pudor o vergüenza. Sin caer en la ingenuidad, tampoco sorprende que el Estado corporatista del siglo XXI acuda a la llamada de auxilio de sus coleguillas, los banqueros.

La semana que viene asistiremos a una humillante representación teatral en la cual aparecerán “nuestros” gobernantes (ahora más que nunca simples títeres o portavoces de los distintos organismos europeos e internacionales) diciéndonos que no es un rescate al país (sin embargo, será el Estado el que tendrá que devolver los 100 000 millones a Europa, nuestro nuevo acreedor, los intereses serán responsabilidad del estado, esto significa que si son del 3% cada año habrá que soltar 3 000 millones, lo que implica más deuda pública, se calcula que aumentará en 10 puntos, probablemente se traduzca en un déficit público más elevado) y que es estrictamente necesario, no hay alternativas. El prestar dinero público a los bancos es en sí mismo una gran estafa, ya que éstos, si lo devuelven, es al 1% mientras que el Estado ha tenido que financiarse para dar ese mismo dinero al banco a unos intereses del 6 y 7% en los mercados internacionales (por eso ha recurrido a Europa, pues no es tan caro). Ahora perderemos nuestra soberanía no solo materialmente, como ocurría antes, sino formalmente. Deberemos rendir cuentas ante Europa. ¿Qué significa esto?

Observando los antecedentes a nuestra intervención y a las exigencias de Angela Merkel lo que nos espera no es en absoluto alentador y está muy lejos de cualquier cosa denominada “rescate”. En efecto; subida del IVA del 18% actual hasta el 21%, recortes todavía más drásticos del gasto público (que incluirá, probablemente,  una reducción de sueldos a los funcionarios y puede que se abra la caja de Pandora con los despidos), prestaciones de desempleo (reducirlas y/o eliminarlas directamente) y pensiones (atrasar más la edad de jubilación y acelarar la reforma ya aprobada en el año 2011, además de congelarlas para este curso o incluso reducirlas). Tras 2 años de durísimos ajustes que no han servido más que para empeorar la ya delicada situación nos espera un negro futuro de más sacrificios. Todo ello sin parar el estremecedor círculo vicioso de recesión-recortes-recesión-recortes, no se ataca a la raíz del problema (se seguirá menguando el consumo de las clases medias y trabajadoras) y los de siempre pagamos los platos rotos de los culpables de esta crisis.

La evidencia del fracaso de las políticas de austeridad en Grecia, Portugal, Irlanda, Italia, Reino Unido y en nuestro propio país no serán óbice para que nos las sigan imponiendo. Es el proyecto de los poderes fácticos y de la derecha mediática (muchas veces confundidos), matar a la Europa social para que de sus cenizas pueda renacer una Europa neoliberal. Y esto se hará con la sangre y el sufrimiento de millones de europeos, suprimiendo las soberanías nacionales.

Es este un sistema en el cual se salvan bancos en vez de a personas. Bienvenida DEBTOCRACY.

Anuncios

2 pensamientos en ““Rescatados”, intervenidos

  1. Aun queda esperanza (y no precisamente Aguirre), los mineros están actualmente mostrando otro modo de enfrentar la estafa, espero que cunda el ejemplo a pesar de los medios de desinformación.

  2. ¿No había que alegrarse porque marianico “había presionado”? 😆
    En fin, desde que “rescataron” a los griegos, un ateo como yo es capaz de decir: “virgencica, virgencica, que no me rescaten” jejeje.
    Debo reirme porque, si me pongo serio, me encabrono tanto que infrinjo mi máxima: “Las pesadumbres hay que darlas, nunca tomarlas”.
    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s