Esquizofrenia colectiva

Las medidas aprobadas hoy por el consejo de ministros han descolocado a todos los inocentones liberales. Estamos viviendo una situación kafkiana sintomática de la decadencia de este sistema. Es impagable el espectáculo que están ofreciendo todos en general. Iremos por partes.

Por un lado está el clamoroso atentado a la democracia que supone el anunciar una subida de impuestos, cuando durante toda la pasada legislatura, toda la campaña electoral y todo el think tank pepero se defendió y se decía que NUNCA, bajo ninguna circunstancia, se subirían impuestos. Primera medida: subida de impuestos. Olé olé y olé, no os imagináis lo que me he reído al ver las caras de todos esos tertulianos, acérrimos defensores del PP y de una bajada generalizada de impuestos, que critican duramente un aumento de la presión fiscal o una reforma estructural del sistema fiscal, al comentar esta medida. En parte es comprensible, muchos ciudadanos votaron al PP pensando que se bajarían impuestos, o, al menos, que no se subirían. Comienza la esquizofrenia colectiva…¿Se unirán definitivamente a las protestas y lemas del movimiento 15 M?

Segundo síntoma de la esquizofrenia: observar a algunos tertulianos y liberales como Josep Maria Francàs Porti teniendo que tragarse las medidas y defenderlas recurriendo al pobre argumento de la “herencia socialista”. Me recuerdan a esos devotos socialistas defendiendo los ajustes y medidas neoliberales aprobadas por Zapatero el pasado mes de mayo de 2010, recurriendo al pobre “no hay alternativas, culpa de la crisis internacional”. Así como esos devotos nunca defendieron con anterioridad propuestas liberales, tampoco lo hacían esos devotos conservadores. Es más, estos últimos han estado 3 años machacando las teorías socialdemócratas, culpa de todos nuestros males. Hoy se tragan sus palabras y defienden un aumento de los impuestos, de los progresivos y del IBI! Discúlpenme, es simplemente patético. Hasta que punto llega la fe por un partido (ni siquiera por una ideología).

Tercer síntoma: Hoy el PP ha hecho lo que no se atrevió a hacer el PSOE; subir los impuestos a los ricos (bueno, a los riquillos, todos sabemos que las grandes fortunas tienen su dinero en las SICAVs, paraísos fiscales, a nombre de sus empresas, etc..). Y esta vez no es ni populismo ni demagógico: ¡Es necesario! Política socialdemócrata, pues se sube de forma progresiva según la renta, nada a aquellas parejas que tengan dos hijos y cobren menos de 16000 al año (ni tampoco a los solteros que cobren menos de 11000) hasta llegar a un aumento del 7% para un nuevo tramo creado para los que cobran más de 300 000 euros. Han dado cifras absolutas: un mileurista tendrá que pagar 53 euros más al año y alguien que cobre más de 300 000 euros unos 20 mil euros más al año. ¿Qué estarán pensando los votantes socialistas y el propio PSOE? El PP te adelanta por la izquierda en la lucha contra la crisis, al menos en su primera batería de medidas. Es una medida que hasta yo apruebo (yo pensaba que subirían el IVA, que no afecta a los ricos, pero supone un serio problema para la demanda interna, esto lo saben hasta los ideólogos liberales). Además de esta subida, prorroga el subsidio de los 400 euros hasta agosto (el PSOE le había dado fecha de caducidad, en febrero se terminaba). Lo más polémico que han aprobado es el fin de la ley de dependencia (¡en algo tenían que ser  más liberales que el PSOE!).

Probablemente toda esta esquizofrenia colectiva nos permita vislumbrar que el PP y el PSOE son en realidad el mismo partido, con matices. Hoy soy un poco más socialdemócrata, hoy soy un poco más liberal. Ojalá nos podamos desintoxicar de esta falsa democracia esperpéntica, de esta cortina de humo. Todo se sigue haciendo para la banca y los poderosos pues si se suben impuestos es para cuadrar las cuentas (aunque, sorprendentemente, hayan recurrido al argumento de la solidaridad) y poder así pagar las deudas. Probablemente la medida de subir el IRPF a los asalariados con rentas altas sirva al PP para neutralizar una respuesta muy frontal de algunos sectores sociales, es apariencia, más inteligente que el gobierno socialista y sirve para recoger algunas migajas (más de 6 mil millones de euros). Al no estar dirigidas a grandes proyectos de inversión pública que reactivaran la economía nos decantamos por la primera opción.

En definitiva, no podrán resolver las contradicciones políticas y económicas que está suscitando la gran crisis económica de nuestra era. La respuesta la encontramos fuera de la lógica sistémica, en la ruptura nos podremos liberar de este callejón sin salida. Y ahora, más que nunca, gritaremos con fuerza que no somos ni de izquierdas ni de derechas: ¡somos el 99% y vamos a por el 1%!

Anuncios

4 pensamientos en “Esquizofrenia colectiva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s