La gran estafa de la crisis

Llevamos casi 4 años de crisis económica, con un paro que ha oscilado entre el 12 y el 20% de la P.A. y una contracción del PIB considerable. Al principio de la crisis se intentó -durante 6-7 meses- crear un plan de estímulo (Plan E) para reactivar la economía. Desde entonces se nos ha impuesto el dogma de la austeridad, de la contención del déficit público, que de momento únicamente ha servido para acentuar la catastrófica situación en la que nos encontrábamos. Hoy mismo, Goldman Sachs ha dicho que España recaerá en la recesión en el último trimestre de 2011 y primero del 2012. También hemos tenido el último dato del paro: 98 000 desempleados registrados en este pasado mes de septiembre, el peor dato para este mes desde 1996. Parece pues, desde un punto de vista empírico, que las medidas emprendidas no han servido más que para acentuar la ya delicada situación. Tampoco mejoran los datos en el resto de Europa ni en Estados Unidos.

He estado mirando los presupuestos generales del estado para el año 2007 y un dato me ha sorprendido: había un superávit del 0,2% del PIB y la deuda pública estaba alrededor del 40% del PIB. Haciendo clic aquí accederéis a esos presupuestos: Presupuestos 2007. Parece pues que la relación causa-efecto está clara: la crisis ha provocado el disparo del déficit público y de la deuda pública. No es al contrario. No es porque tuviéramos un gasto público insostenible o un estado del bienestar insostenible que se ha acentuado la crisis, muy al contrario ésta ha “atacado” de manera brutal al sector público.A no ser, claro está, que nos mintieran en las cuentas públicas (que estaban totalmente equilibradas). Al haber una recesión y un posterior estancamiento de la economía se ha recaudado menos.

Sea lo que fuere, el hecho es que no volveremos atrás nunca más. Tenemos que estar atentos a lo que está pasando ahora. Y ahora lo que ocurre es que el BCE presta dinero al 1% a la banca privada y al 4 o 6% a los estados “soberanos”. Se intenta dar liquidez al sistema monetario, que vuelva a circular el crédito y demás. El problema es que la banca privada se rige por el principio básico del capitalismo y del liberalismo: el interés individual. No le interesa otorgar créditos a las PYMEs(que crean el 80% de puestos de trabajo de nuestro país) ya que es menos rentable para ella que, por ejemplo, comprar deuda pública a intereses del 4,5,6 o 7%. Que además se tienen por seguro que se pagarán pues todas las políticas de austeridad están diseñadas para cumplir el objetivo de pagar esa deuda. Mientras nos recortan en sanidad, educación etc etc se incrementan los fondos para el pago de la deuda. De hecho, la banca está acumulando tal cantidad de deuda que si hay impago o bancarrota de un país se hundiría definitiva y dramáticamente todo el chiringuito que se han montado. Estamos atrapados.

No nos extrañemos pues de la estrategia que están adoptando muchas comunidades autónomas en España para cumplir el objetivo de pagar la deuda. Ésta es la de privatizar los servicios públicos. Mientras se mantengan ingresos constantes y recortemos servicios básicos se asegurarán los fondos para pagar la deuda. Así, por ejemplo, no es de extrañar que la Comunidad de Madrid despida a 3600 interinos y exprima las capacidades de los docentes de la educación pública. Se matan dos pájaros de un tiro: por un lado nos ahorramos 80 millones más y por el otro empeoramos este servicio público, de esta manera el ciudadano medio que pudiera costear una educación privada o semi-privada a sus hijos se convence definitivamente. Que se prive de algún bien más secundario (vacaciones buenas, coche nuevo etc) y que se sacrifique por sus hijos. Casi nadie recuerda que se dejan de ingresar 90 millones de euros por la deducción escolar que beneficia a las familias con hijos en centros privados. La Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de 2011 incluyó un aumento en la deducción para los gastos asociados a la enseñanza obligatoria no gratuita. Algo parecido ocurre con la Sanidad catalana, la están esquilmando tanto para que el ciudadano medio acabe prefiriendo pagar más pero al menos asegurarse el servicio. Las listas de espera son interminables en la sanidad pública catalana y el servicio se está empeorando considerablemente. Por cierto, todos los trabajadores de estos sectores (y también de la universidad pública) que se están viendo tan severamente perjudicados tendrán que acabar trabajando en el sector privado, con un sueldo menor pues habrá más oferta de trabajo, ya que la demanda de estos servicios no está disminuyendo, nada más lejos de la realidad: está aumentando (sobre todo en el sector educativo, cada vez hay más alumnos). Se ha creado una dinámica que intenta fortalecer el sector privado.

A todo esto, se añade el agravante de que se suben los impuestos indirectos (el IVA, tabaco, alcohol, gasolina) que afecta de forma significativa a las personas con ingresos medios y bajos pero que apenas notan los de renta alta. Son impuestos fáciles de imponer, pueden mermar el consumo pero hay que intentarlo. Al fin y al cabo multitud de bienes y servicios son necesarios para el día a día.

Para rematar todo esto, se aprueban reformas laborales aberrantes que encadenan a los jóvenes a un futuro laboral de precariedad y de fácil explotación por parte de los grandes empresarios. Aberrante es también el observar como los ex-directivos de Novacaixagalicia han tenido una indemnización, enmarcada en el plan de prejubilaciones y bajas incentivadas, por valor de 24 millones de euros que se han repartido entre sus 3 más altos cargos. Esos directivos hundieron a esta caja (ahora nacionalizada) y como premio se embolsan 24 millones de euros. Con el consentimiento del gobernador del Banco de España, ese mismo que exige austeridad y tal y tal y tal…

En fin, no podemos dejar que nos engañen así. Esta crisis es una gran estafa, las grandes corporaciones, poderosos, banqueros, operadores financieros están sacando muchísima tajada. Y la derecha está a punto de realizar el más ambicioso proyecto político de los últimos tiempos:la instauración de un régimen neoconservador a nivel mundial.

Os dejo un par de vídeos para profundizar en algunos aspectos que he dejado de lado:

Alberto Garzón en 59 segundos:

Discurso de Anguita del año 1999 y de trágica actualidad:

Anuncios

Un pensamiento en “La gran estafa de la crisis

  1. No hablamos de una crisis provocada por falta de recursos, como si se hubiera terminado el petroleo o escasease el agua potable, hablamos de una crisis en la que los bancos acaparan la riqueza, incluso de los gobiernos. Es absurdo que estos mismos gobiernos continúen en el juego en el que siempre perderán, solo se comprende que vendan su país y el bienestar de sus ciudadanos por que se trata de unos corruptos sin escrúpulos que se han vendido de forma encubierta a esa banca que más tarde recompensará sus servicios, como estamos viendo día a día.
    ¿Cuanto tiempo podrán seguir logrando que no nos revelemos contra este disparate?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s