Impuesto de patrimonio, poder y capitalismo

Tras recuperar el impuesto de patrimonio muchas voces críticas se han podido escuchar desde los mass media. He aquí la enorme influencia que tienen las clases altas dentro de la sociedad española. Si se habla mucho de este impuesto es por dos razones: la primera sería por el interés puramente electoralista del PSOE (al ser un impuesto que únicamente afecta a los muy ricos se hace de robin hood, que siempre queda bien, además de haber sido una de las demandas del movimiento 15M) y la segunda es por el dominio que tienen los muy ricos de todas las esferas de poder. En efecto, este impuesto afecta a un 0,4% de los contribuyentes, lo que es casi insignificante, si a esto le añadimos que son el 0,4% más poderoso al resto de ciudadanos nos tendría que parecer un tema baladí. Y, aún así, llevamos una semana con multitud de tertulianos desde cadenas de televisión y radio y columnistas de otros tantos periódicos criticando un impuesto que a los ciudadanos no nos afecta, para nosotros -el 99,6% de los contribuyentes- solo son ventajas.

El impuesto de patrimonio aportará a las arcas de la Generalitat 200 millones de euros extra, si no hubiesen suprimido el impuesto de sucesiones y donaciones (otros 350 millones) estaríamos cerca de los mil millones que han recortado de sanidad. Mendigando un poco a los muy ricos se podrían haber evitado los recortes. Para mi, estas cifras no hacen más que relucir las contradicciones del capitalismo. Comprendo que los ricos se sientan indignados por pagar más impuestos ya que no son usuarios de los servicios públicos. Pagan para que los que no tenemos medios podamos seguir tirando. Lo que demuestra que hay una asignación ineficaz de recursos y que el capitalismo crea tal cantidad de desigualdades que hacen imposible su sustento. Muchos argumentarán que la misma existencia del Estado distorsiona los precios o esa misma asignación de recursos. Olvidan que ese Estado es fruto y está al servicio del capitalismo. Es fácil de demostrar en estos tiempos: ¿A quién debe dinero el estado? A la banca privada. Es más, el estado actual está tan endeudado que una expansión del gasto público -necesario para estimular la demanda agregada- es sencillamente imposible. Hay un riesgo real de impago. Por lo tanto, hay que confiar en que el sector privado estimule él solo la economía. Pero el sector privado es incapaz de lograr tal hazaña. No lo ha hecho nunca en época de crisis. La estrategia del capital está siendo la de contener los déficits y deudas públicas para asegurar el pago. Porque si hay impago el sector financiero se hundirá aún más y arrastrará al resto de las economías. Y, al mismo tiempo, el estancamiento económico (que no podrá ser estimulado por el sector público) continuará, mermando así la ya delicada situación de las clases medias y populares de nuestras sociedades. Si no queremos tener un desastre social la única salida es la organización de las clases medias y populares para contener los ataques de las clases altas.

Nuestro gran problema hoy en día es que el capitalismo no tiene freno. Anteriormente, con el bloque soviético, había un freno al capital además de un temor por parte de los capitalistas de un contagio. Era horrible para los habitantes de esas zonas (el socialismo real no es la solución) pero nosotros nos beneficiábamos, probablemente se contruyeron los estados sociales para calmar las ansias revolucionarias de las clases populares de aquellos tiempos.

Hace unas semanas, un grupo de grandes fortunas francesas se han ofrecido voluntariamente para que les suban los impuestos (iniciativa liderada por Warren Buffet), intentando así lavar su imagen y evitar que se tengan que perpetrar recortes en los servicios públicos franceses para pagar las deudas. Ya que al recortar creas inestabilidad social y los mercados lo tienen en cuenta a la hora de calificar la deuda pública. Veremos como se van resolviendo algunas de estas contradicciones del capitalismo. Ya no existe el pacto social de antaño entre burgueses y trabajadores. Ahora van a por todas, nosotros también tenemos que ir a por todas.

Anuncios

Un pensamiento en “Impuesto de patrimonio, poder y capitalismo

  1. A ver, que si los ricos tenemos que pagar más pues se paga y ya está. 😛

    La hipocresía de los ¿socialistas? (jejejeje ) es que ellos quitaron ese impuesto y han dejado de ingresar mucho por ese concepto, no teniendo ningún reparo en reducir el gasto en servicios básicos como salud o educación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s