¿La izquierda se suicida?¿Antisistemas?

La oleada de declaraciones que están surgiendo a raíz del movimiento DRY me están dejando perplejo, analizaré algunas de ellas porque me parecen alejadas de la realidad.

Me gustaría comenzar con el artículo de opinión publicado hoy día 18-05-2011 en El País titulado “La izquierda se suicida” (aquí el enlace) de Fernando Garea porque es ilustrativo de hasta que punto se ha pervertido el lenguaje y de qué manera hemos perdido la memoria política. Primero tenemos que puntualizar un fenómeno que siempre me ha preocupado y que se está poniendo de manifiesto estos días: en el movimiento DRY se critica duramente el bipartidismo reinante en el sistema político y de partidos español, lejos de centrarse en este problema desde los medios nacionales y en las diferentes tertulias radiofónicas se sigue alimentando este fenómeno dando voz únicamente a los voceros de los dos partidos mayoritarios.

Entremos en materia, la izquierda no se ha suicidado ahora, se suicidó con el advenimiento y triunfo de la llamada “Tercera Vía” de Tony Blair que creó el nuevo laborismo inglés intentado hacer del partido Laborista la tercera vía por el centro a la socialdemocracia tradicional europea y al neoliberalismo dogmático de la derecha surgida del thatcherismo y el reaganismo. La izquierda viajaba así desde posiciones moderadas hacia el centro. Se le llamó el “Liberalismo humanizado” o el “Social liberalismo” (curiosamente en GB en el año 1992 ya se creó un partido Social-liberal, los liberal-demócratas, que surgió de la fusión de los socialdemócratas y el Partido Liberal). Bien, esta nueva forma de “renovar la izquierda” fue la que mató a la izquierda, no electoralmente, pero sí ideológica y moralmente. Se aceptaba el fracaso de la socialdemocracia y del modelo de la empresa pública y de los mercados regularizados. Poca visión de futuro, la historia demostraría años más tarde -en el 2008- el fracaso del neoliberalismo y de los mercados desregularizados con la fuerte crisis financiera acontecida y de la cual aun sufrimos sus consecuencias (y van para largo). Este viaje hacia el centro supuso un empuje electoral pues se consiguió recolectar los votos de los centristas así como de los liberales y personas de derechas más moderados. Progresivamente todos los partidos izquierdistas tradicionales europeos fueron adoptando estas premisas para conseguir crédito electoral. Ahora recogerán sus frutos.

Esta puntualización histórica la hago para poner de relieve el dudoso carácter izquierdista del PSOE, que sólo mantiene algunas pinceladas izquierdistas en sus valores (matrimonios gays, aborto…) pero que largo tiempo atrás los dejó para las cuestiones económicas. Olvidamos que la política es principalmente el mecanismo del que se sirve la sociedad para repartir los recursos económicos disponibles. Todos los economistas tienen ideas político-económicas, así como los políticos. Más allá de los valores, que muchas veces están superditados a sus principios económicos y no al contrario.

Dar dinero a los bancos con cartas en blanco, defender a ultranza la ley hipotecaria, haber suprimido el impuesto de patrimonio, privatizar empresas públicas (que como comentamos en otro artículo perjudicó a los consumidores por las elevadas tarifas que se derivaron), bajar el impuesto de sociedades, poner SICAVs tributando al 1%, suprimir el IVA sobre productos de lujo (que estaba al 21%) para subir el general o no desarrollar la ley de dependencia son sólo algunas cuestiones que han promovido e implementado los dirigentes “izquierdistas”. Por cierto, el FMI, la liberal UE así como banqueros (como Emilio Botín) han aplaudido todas las medidas y recortes sociales del gobierno del PSOE.

En el ámbito más institucional y político el PSOE no ha propuesto ningún cambio en la ley electoral, nunca luchó por la Tercera República (aunque en sus estatutos se defina como republicano y federalista) y tampoco pidió responsabilidades políticas a los dirigentes franquistas (responsables del asesinato de miles de ciudadanos españoles, aliados de Hitler y Mussolini y que sembraron la miseria intelectual, material y humana de España).

¿Estamos hablando de la izquierda? A mi me parece que nos acercamos a planteamientos y propuestas y medidas típicas de partidos centristas, o en todo caso de centro-izquierda (por lo de los gays y el aborto). Por lo tanto, en estas movilizaciones no se está “suicidando” ninguna izquierda, al contrario, la izquierda está reviviendo y demostrando que no está muerta. La quisieron matar con la “tercera vía”, pero ésta nunca supuso una refundación viable y la gestión así como el estallido de la crisis del 2007-08 así lo demuestra. Y lo que es más deseable, es desde abajo, desde la sociedad civil, que se está revitalizando. La derrota del PSOE podría ser un toque de atención para que evolucionara hacia ser representante de la izquierda española de verdad, pero no nos hace falta votar por miedo a una derecha que hará prácticamente lo mismo, sobre todo en el ámbito económico, que los socialistas. Es cierto que en España la derecha mayorita es la única de Europa que nunca luchó contra los fascistas, que tiene un origen franquista muy marcado (nunca ha condenado el régimen franquista) y tics autoritarios pero ese es otro tema.

Quiero ahora puntualizar las acusaciones, que intentan ser criminalizadoras, que se hacen al movimiento DRY como “antisistema”. El sistema de capitalismo salvaje de la era post-industrial en el que vivimos nos excluye del sistema, no lo somos conscientemente, nos obliga a serlo. ¿Por qué? Motivos sobran: votar a partidos se hace estúpido cuando los mercados te joden si quieres proponer algo que no esté marcado en la línea del dogmatismo neoliberal, las agencias de rating como Standard & Poor’s te calificarán lo más bajo posible si propones medidas sociales, construyen un futuro que condiciona el futuro que ellos mismos imaginan. Por lo tanto, si no opinas como las agencias de rating te exluyen del sistema de mercado: eres entonces un marginal. La dictadura de “los mercados” es así de simple, ya puedes proponer lo que quieras que si no cumples lo que ellos te ordenan puedes empezar un régimen autárquico por tu cuenta. Por otro lado, podemos observar las declaraciones de prácticamente todos los partidos con respecto a la crisis: si bien nunca se salió de una recesión con austeridad (ni del 29, ni del 45..) ellos te dicen que “es la única alternativa”. Alimentamos así aun más el dogmatismo acientífico: no se puede debatir, la única salida a la crisis es recortando los servicios públicos y liberalizando más los sectores (sí, es correcto, hemos llegado a esta crisis por la liberalización absoluta del mercado financiero en los años 80 y quieren seguir liberalizando mercados…).  Si lo cuestiones te dirán que no has estado iluminado por la magnífica e inequívoca ciencia económica liberal. Te vuelven así a excluir.

En el caso español la ley electoral pervierte la representación, la volatibilidad del voto, el voto útil, la falta de mecanismos de democracia participativa…sigue excluyéndote del sistema. Luego en otros temas se observa esta exclusión: el Plan Bolonia no lo votó nadie, en las facultades apenas se preguntó si estás en contra te excluyen, a los jóvenes nos excluyen del mercado laboral a través de la precariedad, nos quitan las pensiones, nos quitan las viviendas, nos quitan la sanidad, la educación… Nos lo quitan todo, el sistema nos excluye. Por estas razones y muchas más reproducimos los lemas coreados hoy en la Plaza del Sol de Madrid: “No somos antisistema, el sistema es antinosotros”.

Toma la plaza, Spanish Revolution!

Anuncios

2 pensamientos en “¿La izquierda se suicida?¿Antisistemas?

  1. Yo apoyo las ideas que defienden pero no confío en el movimiento, siempre terminará poniéndose al frente algún espabilado que defienda sus propios intereses.

    Un buen varapalo para la clase política sería que ganase la autentica izquierda, aunque eso con las leyes actuales es una utopía.
    De igual modo el gobierno esta blindado ante las propuestas populares que no pueden modificar ninguna ley importante ni influir, por las vías legales, de forma significativa en ningún tipo de decisión que le afecte.
    Estamos pues indefensos ante un gobierno al que solo podemos votar o no, pero igualmente se establecerá y cumplirá los mandatos de unos intereses ajenos a nuestro país y por tanto a nuestra sociedad.
    Efectivamente, el sistema no cuenta con nosotros, (más que para producir).

    Es interesante también observar, como dices, como los medios desvían la atención sobre las causas originales de la protesta, incluso los públicos, que es mucho más escandaloso.

  2. Yo tengo la confianza de que el movimiento no se pervertirá, es muy horizontal y es sintomático de una nueva forma de hacer política, desde abajo. Si alguien quiere apoderarse de é confío en las personas para que reaccionaran ante eso.

    Por otro lado es cierto que muchas cosas que dicen ya las dice IU desde hace tiempo y por eso como tu también me gustaría que al auténtica izquierda ganara.

    Creo sin embargo que este movimiento esta molestando bastante y es un toque de atención, sobre todo a lo partidos tradicionales.

    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s